domingo, 23 de junio de 2019

Diario Macedonia y Bulgaria 14: Último día en Bulgaria - ¿Qué más ver en Sofia?

Montículo de la Hermandad - Glo Ribas - Bulgaria 2018

Lunes, 12 de agosto 2018

Llegamos al punto y final de la aventura Búlgara. En este post os mostramos todo los que hicimos durante nuestro último día por Sofia. Además de acabar de llevaros a conocer el centro de la ciudad, os enseñaremos un par de lugares que se encuentran a las afueras de la capital búlgara que son muy interesantes para ver.

¿Nos acompañáis?



Al levantarnos preparamos las maletas y fuimos a realizar el check out ya que no teníamos el desayuno incluido en la habitación. Fuimos hacía al coche, donde dejamos la maletas porque por la noche dormiríamos en otro hotel, y nos dirigimos hacia el centro a buscar un sitio para desayunar y visitar lo que  nos quedó pendiente la tarde anterior.

En la calle peatonal donde cenamos la noche anterior encontramos un lugar donde hacían cafés y bocadillos, así que no nos lo pensamos dos veces y paramos  a comer algo (14 levas = 7 euros).

Una vez con el estómago lleno empezamos nuestro paseo.

Empezamos visitando el exterior de la Sinagoga de Sofía ya que a la hora que fuimos estaba cerrada. Fue diseñada con estilo morisco por el arquitecto austríaco Friedrich Gruenanger y fue consagrada en el 1909. Su interior tiene la capacidad para albergar a 1170 feligreses y se considera la segunda sinagoga sefardí más grande de Europa.

Sinagoga de Sofia

Deshicimos camino para poder visitar los restos de la antigua Serdica. El yacimiento se encuentra bajo el nivel de la calle y buena parte de él cubierto está con claraboyas por donde entra la luz. Los restos que se conservan son de época romana y salieron a la luz durante la construcción del metro, entre los años 2010 y 2012. Se pueden ver el trazado de 8 calles, casas, unos baños y una basílica paleocristiana.

Protección de la zona que recibe luz natural
Restos de la basílica paleocristiana con pinturas murales
Cardo Maximo
El estado de conservación es magnífico
Vista del exterior de las claraboyas por donde entra la luz

Seguidamente nos dirigimos al parque llamado Jardín de la Ciudad de Sofia en el que se encuentra el Teatro Nacional. Es un parque no demasiado grande pero muy bonito ya que las fuentes centrales le dan vida, igual que sus mesas de ajedrez donde se reunien los búlgaros a pasar el tiempo.

Parque de la ciudad de Sofía
Fachada del Teatro

Para apaciguar un poco el calor decidimos visitar el Museo Arqueológico que por lo que leímos tenía muy buena pinta. El museo se encuentra en una antigua mezquita de finales del siglo XV dónde se exhiben objetos de época tracia, romana y medieval.

Exterior del museo
Restos de lapidas
Interior del museo, en la sala central
Busto en bronce
Máscara mortuoria de época tracia

Llegó la hora de comer y fuimos al mercado central donde compramos comida para llevar (16,12 levas = 8,6 euros). Nos sentamos en el parque que hay frente del mercado, detrás de la mezquita. Si queréis hacer lo mismo que nosotros os recomendamos ir comer lo que compréis a otro lugar, ya que el ambiente es un poco chungo. Cuando terminamos seguimos nuestro paseo.

Después de comer, analizamos lo que nos quedaba por ver por Sofía y, prácticamente, ya lo teníamos todo visto... así que recurrimos a nuestra guía y vimos que no muy lejos se encontraba el barrio residencial de Boyana, lugar donde antiguamente se retiraban los miembros del partido comunista. Actualmente es un barrio elistista a o 8km al sur de Sofía. En este tranquilo barrio encontramos la Iglesia de Boyana la cual decidimos visitar.

Nos costó un poco encontrar la iglesia ya que se estaba en un recinto lleno de árboles y amurallado. Cuando entramos al recinto vimos que había muchísima gente esperando para hacer la visita guiada al interior de la iglesia. Al ver a tantísima gente, paseamos por su exterior y vimos el pequeño cementerio que hay a su alrededor. La pequeña iglesia está datada del siglo XIII y fue declarada Patrimonio Mundial.

Iglesia de Boiana
Tumba de Eleonora Reina de Bugaria

Para acabar con las visitas nos trasladamos al Borisova Gradina al sur oeste de la ciudad. Lo primero que vimos al llegar fue el campo de fútbol Vasil Levski y seguidamente seguimos paseando por él. Es un parque bastante agradable donde hay muchas áreas sombrías para descansar del sol y decorado con un montón de esculturas.
El monumento más importante del parque es el conocido como Monticulo de la Hermandad. Ésta está presidida por un obelisco de 42m de altura y a sus pies esculturas y relieves de temática comunista, de las figuras que más llaman la atención son las de dos partisanos con Kalashnikovs que se encuentran en el mismo cuerpo del obelisco.


Estadio Vasil Levski
Montículo de la Hermandad
Detalle de la escultura de los partisanos
Relieve del margen derecho
Relieve del margen izquierdo

A media tarde ya lo teníamos todo visto y fuimos a un supermercado a comprar algo de comida para la mañana siguiente. También fuimos a lavar el coche, ya que teníamos que devolver limpio (además el pobre necesitaba un buen fregao porque todo el frontal estaba lleno de mosquitos muertos).

Para cenar volvimos al centro y fuimos a una taberna que habíamos encontrado en la guía. Cenamos en su patio y estuvimos de maravilla. David pidió un filete de cerdo y yo opté por un mega bol de alitas de pollo al horno, que estaban deliciosas (25 levas = 12,5 euros).

Ahora sí tocaba poner punto y final a la aventura búlgara y fuimos hacia el hotel. Esta vez dormiríamos en el Ibis del aeropuerto por dos razones: 1 estaba al lado de donde teníamos que devolver el coche y 2 porque al día siguiente a las 4 de la madrugada debíamos ir hacia a la terminal para pasar los controles de seguridad. La habitación no era demasiado grande, la cama no era del todo cómoda y lo peor es que se escuchaba todo el follón del pasillo. Si lo llegamos a saber hubiéramos vuelto al primer donde estuvimos, también en el aeropuerto, porque le daba mil vueltas.

Habitación

Tras dejar las cosas fuimos a devolver el coche a la sede de Top Rent a Car. Después de esperar 30 minutos con otra pareja española apareció un chico de la compañía al que le entregamos las llaves. El coche nos fue de maravilla y nos sorprendió lo poco que gastó (en 14 días recargamos el deposito 3 veces) y el hecho que el coche fuera de carga/transporte hizo que nos saliera muy bien de precio.

Tocaba ir hacia el hotel, cerrar lo máximo posible el equipaje y dormir porque al día siguiente teníamos que madrugar mucho para ir hacia a Roma.

Nuestra recomendación para este día es la visita al Parque Borisova Gradina. Si vais con tiempo es un lugar ideal para pasar el día y descansar del vorajine de la ciudad.
Como no, creemos imprescindible la visita al Monumento de la Hermandad ya que por sus dimensiones es espectacular.


GASTOS DIAROS - 12 DÍAS EN BULGARIA (2 personas)
  • Coche (13 días): 326,98 Levas = 163,49€ 
  • Hoteles: 1740,06 Levas = 789,66 
  • Comidas: 450,72 Levas = 225,36€
  • Entradas: 122,50 Levas = 61,25€
  • Parking: 30 Levas = 15€
  • Otros: 133,10 Levas = 66,55€
  • Gasolina: 340 Levas =  170€
     TOTAL: 2982,62 Levas = 1491,31€ (745,65€ por persona)


Aquí ponemos punto y final a las aventuras vividas en Bulgaria. En un próximo post os contaremos, de una manera diferente, que hicimos durante los tres últimos días del viaje. Concentraremos los tres días en un solo post para que sea más dinámico y más especifico. ¿Nos acompañaras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...