domingo, 5 de mayo de 2019

Diario de Macedonia y Bulgaria 13: ¿Qué ver en Sofia?

Iglesia Memorial Aleksander Nevski - Glo Ribas - Bulgaria 2018

Domingo, 11 de agosto 2018

El route trip empieza a llegar a su fin. En este post os explicamos como dejamos Koprivishtitsa y llegamos a Sofía.  Además os contamos y os mostramos la ruta a pie que realizamos para conocer la capital búlgara durante una tarde. ¡No os lo perdáis!

Este día no madrugamos demasiado ya que sólo teníamos que irnos hacia Sofía donde estaríamos 2 días. Bajamos a desayunar en el patio del hotel y, como nos sucedió en Yambol, nos dejaron las cartas para que escogiéramos lo que quisiéramos. David cogió unas tortitas y queso de cabra y yo unos huevos con jamón dulce, estaba todo delicioso!

Huevos con jamon
Tortas con queso y mermelada

Después de desayunar subimos a la habitación a terminar de cerrar las maletas para poder hacer el check out. Lo realizamos rápido y nos fuimos a buscar el coche. Podríamos haber dado una vuelta por el pueblo pero todo lo que teníamos que ver de él ya lo vimos la tarde anterior, así que sin prisa nos fuimos para Sofía.

Antes de llegar a nuestro (mega) hotel, luego os contamos todo sobre él, paramos a las afueras a visitar el Museo de Arte Socialista (las entradas nos costaron 9 levas = 4.5 euros)

Empezamos la visita viendo la exposición de carteles y a continuación fuimos al interior del edificio de la entrada a ver un audiovisual. La señora que vendía las entradas, y que era súper adorable, nos contó que eran los vídeos de propaganda del gobierno comunista. Vimos unos cuantos, nos repusimos del calor y luego nos fuimos a ver las esculturas que había en el jardín.

Exposición de carteles
Vista de la sala de exposición

Las esculturas que había en el jardín eran todas aquellas que habían dispersas por la ciudad que las recogieron parar conservarlas allí, igual que la estrella roja que coronaba el edificio de la Sede del Partido Comunista. Este lugar nos recordó al Memento Park de Budapest el cual visitamos hace unos años.

Varias de las esculturas que hay en el jardín del museo
Hay esculturas de todas las medidas
Estrella comunista que coronaba el edificio del Party House en el centro de Sofia

Para entrar es bastante complicado porque no está a la vista ni señalizado así que si vais os tocará fijaros bien el la dirección, preguntad en la garita de vigilancia de la entrada para que os indiquen. En esta zona de la ciudad no hay nada interesante y fuimos a buscar un sitio para comer cerca del hotel. Encontramos un centro comercial donde habían diferentes restaurantes y nos decantamos por el primero que parecía que tenía buena pinta. Pedimos una ensalada, un plato de pasta y bebidas por 30 Levas (15 Euros).

Comida en el centro comercial

Cuando terminamos fuimos a hacer el check in al hotel. Esa noche dormíamos en un hotel de 5 estrellas, el primero de nuestras vidas, ¡¡dormíamos en el Hilton!! Debido a que los precios en Bulgaria no son demasiado elevados y que además encontramos una oferta en Booking, pensamos que después de toda la ruta no estaría nada mal darnos este capricho.

Una vez hecho el check in subimos a nuestra habitación para acomodarnos. Nuestra habitación era estándar pero aún y así era muy grande y muy cómoda

Habitación
Una parte del baño
Otra parte del baño

Nos comentaron en recepción que podíamos utilizar la piscina y la zona del spa. ¡No nos lo pensamos dos veces! Como que aún hacía mucho calor para visitar la ciudad bajamos a la piscina interior, que no era muy grande y luego pasamos a las saunas para relajarnos un poco.

Después del rato de descanso subimos a la habitación a cambiarnos y planeamos la ruta de la tarde. Como también estaríamos todo el día siguiente decidimos ir paseando con tranquilidad, y lo que no nos diera tiempo a ver esa tarde lo haríamos la próxima jornada.

Nuestra primera parada en la capital búlgara fue la Iglesia-memorial Aleksander Nevski. Es uno de los símbolos de la ciudad no sólo por su belleza sino también por su monumentalidad. Se construyó entre 1892 y 1912 recordando a los 200.000 soldados rusos que fallecieron por la independencia del país durante la guerra ruso-turca. Esta catedral recibe el nombre de Aleksander Nevski en memoria al príncipe-guerrero ruso del siglo XIII. Su belleza exterior no se corresponde con su interior. Éste, en lugar de ser brillante como las blancas paredes exteriores y las cúpulas en bronce y dorado, es muy oscuro y bastante deprimente aunque sus grandes dimensiones hacen que te quedes con la boca abierta. Por cierto, no se pueden hacer fotos en su interior.

Fachada principal
Fachada lateral, podéis ver como es de grande comparándola conmigo

Justo al lado de la Iglesia-memorial Aleksander Nevski se encuentra la Tumba del Soldado desconocido con la llama eterna. Ésta se encuentra pegada a los muros de la Iglesia Sveta Sofia, la cual da el nombre a la ciudad. Queríamos visitar su subterráneo donde hay una antigua necrópolis con 56 tumbas y restos de otras iglesias, pero ya estaba cerrada.

Tumba del soldado desconocido
Iglesia Sveta Sofia

Seguimos andando por la calle Rakovski hasta que encontramos la Iglesia rusa Sveti Nikolai. Esta pequeña pero impresionante iglesia se construyó en 1914 para la comunidad rusa local. Sus cúpulas doradas y sus mosaicos exteriores os llamarán la atención y al entrar veréis una pequeña nave central rodeada y colmada de iconos de los siglos XI - XIV. En el interior nosotros no pudimos hacer fotos porque estaban celebrando misa.

Iglesia rusa de Sveti Nikolai

Continuamos caminando por la calle Tsar Osvoboditel donde se encuentran diferentes edificios importantes como el Museo de Historia Natural o el Banco Nacional de Bulgaria, pero lo más interesante se encuentra al final de la avenida. Al final de ésta a mano derecha encontramos el edificio del Consejo de Ministros y  nuestras espaldas el Party House. Esta mole de edificio fue erigido en el 1953 y acogió la Sede del Partido Comunista Búlgaro. No se puede acceder ya que actualmente algunas oficinas del gobierno se encuentran en su interior. En el pasado estaba coronado por la estrella roja que os hemos enseñado anteriormente en el Museo de Arte Socialista.


Banco Nacional de Bulgaria
Consejo de Ministros
Party House

A la izquierda del Party House encontramos el Palacio Presidencial, donde se encuentra el despacho del presidente de Bulgaria. Por casualidades de la vida llegamos a una hora en punto y pudimos ver el cambio de guardia.

Palacio Presidencial
Cambio de guardia

Por detrás del Palacio Presidencial, escondida en una plaza interior, se encuentra la Rotonda de Sveti Georgi. Éste es el edificio más antiguo de Sofía ya que se construyó en el siglo IV dC. Su interior es pequeño y se puede visitar de forma gratuita. 

Rotonda Sveti Georgi y los restos arqueológicos encontrados a su alrededor

Al lado opuesto de la Plaza Nezavisimost encontramos el Monumento a Sofía. Se construyó como nuevo símbolo cívico de la ciudad en el 2001 y en el mismo lugar que había una escultura de Lenin. Tiene una altura del 24 metros y podemos ver en la parte superior de la columna hay la imagen de una mujer hecha de bronce sujetando una corona de laurel y un búho.

Monumento a Sofía

A los pies del Monumento a Sofía encontramos la Iglesia Sveta Petka Samardzhiiska. Esta iglesia fue construida a finales del siglo XIV, durante los primeros años del dominio otomano. La iglesia esta construida bajo el nivel del suelo, tal y como marcaban las normas de construcción de las iglesias en época otomana. Nosotros no pudimos visitar su interior así que nos conformamos en visitarla por fuera.

Iglesia Sveta Petka Samardzhiiska

A continuación paseamos por parte de las ruinas de Serdica hasta llegar a la Mezquita Banya Bashi. Es la única mezquita de toda la ciudad y fue construida en 1576, su exterior es de gran belleza y su minarete un punto de referencia en la ciudad.

Parte de las ruinas de Serdica
Mezquita

Frente a la Mezquita encontramos el Mercado Central de Sofia. Actualmente está reformado y encontramos tanto paradas de venta de comida como paradas que te venden comida preparada apara llevar, artesanía y souvenirs. En la planta de arriba hay un supermercado con muchísimos productos.

Interior del mercado
Fachada del mercado
Para terminar el paseo fuimos a visitar el exterior del Museo de Historia de Sofía que se encuentra en la plaza que hay detrás de la mezquita y frente al mercado. El edificio que acoge la exposición donde se explica la historia de la ciudad en el pasado era los Baños Minerales o Baños Turcos. El edificio se construyó en el 1913 y su decoración exterior, a rallas, recuerdan a las iglesias de la ciudad costera de Nessebar.

Museo Historia de Sofía

Después de la caminata fuimos a buscar un sitio para cenar. Vimos en la calle principal un montón de de restaurantes que tenían muy buena pinta. Finalmente nos decidimos por uno que tenia un poco de todo. David escogió una hamburguesa de salmón y yo me pedí unos wraps de pollo empanado y lo acompañamos de unos chips de calabacín rebozado y un par de cervezas (40 levas = 20 euros).

Wraps de pollo
Hamburguesa de Salmón
Al final fuimos paseando a buscar el coche para ir hacia el hotel a descansar. No teníamos parking en el hotel pero en las calles de enfrente de él, al otro lado de la avenida, se podía aparcar de forma gratuita. Al día siguiente terminaríamos de ver la ciudad y nos prepararíamos para dejar Bulgaria y volar a Roma.

Para salir e lo convencional nos gustaría recomendaros la visita al Museo de Arte Socialista de Sofía. Este pequeño reducto comunista a las afueras de Sofía te permite acercarte un poco más a esta parte de la historia que han querido borrar y olvidar de las calles de la capital búlgara.


Mapa de la ruta 13

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...