domingo, 11 de septiembre de 2016

Día 5: Isla de Brac

Zlanti Rat - Glo Ribas - Croacia 2016

Domingo, 17 de julio 2016

Después de muchos días arriba y abajo decidimos dedicar un día entero a recorrer esta pequeña isla del adriático desde primera hora del día.
En el capitulo de hoy os contaremos buena parte de las cosas que se pueden ver y hacer en esta preciosa isla con mucho patrimonio y muchas playas paradisíacas.

Al levantarnos David se fue hasta una Pekara (panadería) que había cerca del apartamento en busca de algo para desayunar. Volvió con un par de cañas de hojaldre rellenas de chocolate y de compota de manzana y unos zumos.

Cuando terminamos de desayunar examinamos el mapa y la información que teníamos y nos pusimos rumbo a Skrip, un pequeño pueblo de piedra con un encanto especial.
Por el camino pudimos ver las curiosas construcciones de piedra que hay a lo largo y ancho de toda la isla y hace que sea el rasgo más característico de ella. Éstas son unos pequeños muros construidos con piedras amontonadas a mano, a lo largo de los siglos, por las mujeres de la isla para dejar el terreno libre para destinarlo al cultivo de la vid, la higuera, el olivo, los cerezos y los almendros.

Los muros de piedra que se ven en toda la isla
Skrip es una localidad muy pequeña al norte de la isla y ella misma es un monumento. Además, Skrip es el asentamiento más antiguo de la isla con abundantes monumentos culturales. Se puede aparcar sin problemas en la entrada del pueblo y es interesante ver las casas hechas de piedra que hay junto a la entrada principal. 
En el centro del pueblo encontramos la iglesia de Santa Helena y a la izquierda de ella encontramos un antiguo castillo. Vimos que había la puerta abierta y entramos en su patio. Estuvimos mirando y de repente apareció una señora que nos hablaba en croata y rápidamente bajó a nuestro encuentro. Nosotros pensamos que nos iba a echar porque nos dimos cuenta que, lo que eran las antiguas dependencias del castillo, eran casas particulares. Con buena voluntad nos entendimos. Ella hablaba en croata sin parar, pero acompañaba sus palabras con gestos, y nos explicó que el castillo formaba parte del Patrimonio de la UNESCO. Ésta destinó dinero para restaurarlo pero cuando se terminó no siguieron con las obras de restauración.

Casas de piedra
Iglesia de Santa Helena
Castillo
Patio central del castillo
Después nos dirigimos al Museo de la Ciudad. Era una mezcla entre museo arqueológico y museo etnográfico ya que tanto encontramos parte de los restos romanos que se encontraron en el asentamiento, como herramientas del campo o muebles antiguos. Me sorprendió bastante la parte de restos romanos ya que estaban expuestos sin demasiadas medidas de seguridad y al alcance de cualquiera...

Fragmento de capitel
Vista general de la sala con los restos arqueologicos
Sala con objetos del campo
Espacio con objetos de época moderna
Restos arqueológicos en el exterior del museo
Exterior del museo
Al terminar la visita nos pusimos rumbo a Milna al oeste de la isla. De camino vimos una de las canteras por la que es famosa la isla. De ella se extrajo el mármol para la construcción del Palacio de Diocleciano en Split o la Casa Blanca de Whashington.

Cantera de Nerezisca
Milna es un pequeño municipio de 833 habitantes que tiene el único dialecto propio de la isla llamado Chakavian. Cuando llegamos al pueblo dimos un paseo, bajo un sol sofocante, por todo el paseo marítimo de la localidad que nos dejó maravillados.

Entrada al pueblo
Puerto de Milna
Otra vista de la localidad
Tras la visita estábamos muertos de calor y fuimos a buscar una playa para darnos un baño. Muy cerca de Milna encontramos una zona de baño bastante tranquila. Como ya comentamos en otra ocasión, el fondo marino de la costa adriática esta repleto de piedras y, a veces, de erizos de mar. Por eso recomendamos encarecidamente si viajáis a Croacia que os llevéis unos escarpines para poder disfrutar mejor de un día de playa. A continuación podréis ver como es este fondo marino mediante el vídeo que realizamos.


Una vez fresquitos fuimos en busca de un sitio para comer. Al norte de Milna se encuentra la localidad costera de Sutivan. Dimos un rápido paseo por el puerto buscando un lugar para comer porque el sol, y la poca sombra que había en la localidad, nos impedían estar demasiado tiempo al exterior. Encontramos una pizzería en la que las pizzas eran hechas en un horno de piedra. Sin duda era una de las mejores pizzas que he comido nunca.

Pizza de gambas
El calor que hacía ese día no era normal y decidimos ir al apartamento a pasar las peores horas de la tarde. Como quien no quiere la cosa nos pegamos un siestón de 2:30h... nos fue bien para cargar las pilas. Una vez despiertos y arreglados nos fuimos al monte más alto de la isla, el Vidova Gora.

El monte Vidova Gora, como decimos, es el más alto de la isla con 750m de altitud. Desde su cúspide hay unas vistas maravillosas de la costa y sobretodo se ve perfectamente el símbolo de Croacia, la playa del Cuerno Dorado o la Zlanti Rat.

El cuerno dorado
David delante de la costa con el Zlanti Rat iluminado por el sol de la tarde
Tanto para subir como para bajar del monte Vidova Gora lo podéis hacer en coche por la carretera que te conduce hasta arriba. El trayecto dura unos 7 minutillos. Os mostramos de forma acelerada como fue nuestro descenso.


Al descender del monte Vidova Gora nos dirigimos a la Zlanti Rat para poder disfrutar las últimas horas del día. Hay un parking justo en la entrada de la playa, en teoría es un parking de pago pero nosotros al llegar no había nadie que regulara la entrada, así que aparcamos sin pagar.
La Zlanti Rat es una playa de cantos rodados que se suele llenar de gente y que durante el día es complicado encontrar un sitio para dejar la toalla. Nosotros al llegar "tarde" no había problemas para encontrar sitio para relajarnos. David decidió pegarse una bañito y yo opté por mojarme los pies en la orilla porque soplaba un poco de aire y el agua estaba bastante fresca. Sin duda si venís a la isla debéis visitar esta preciosa playa.

La punta del cuerno dorado
Una de las mejores puestas de sol del viaje
Vista del monte Vidova Gora desde la Zlanti Rat
Remojando los pies
Para terminar el día nos fuimos a Bol. En esta ciudad del sur de la isla aparcamos, después de dar muchas vueltas, en un parking en el que costaba 6kn la hora ya que era imposible aparcar sin pagar. Dimos una vuelta por el paseo marítimo de la ciudad contemplando la multitud de restaurantes y terrazas a rebosar de gente. Nosotros aún teníamos la pizza en el cuello así que optamos por comernos un helado y fuimos a un super a comprar fruta por si más tarde nos daba más hambre.

Puerto de Bol
Vista de la ciudad
Acabamos de dar el paseo y nos fuimos para el apartamento donde preparamos las maletas para que el día siguiente sólo tuviéramos que desayunar y dirigirnos al puerto para coger el ferry dirección Split.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...