domingo, 16 de septiembre de 2018

Diario Macedonia y Bulgaria 3: Ruta hacia el sur del país

Cañón de Matka - Glo Ribas - Macedonia 2018

Miércoles, 1 de agosto de 2018

La ruta por Macedonia del Norte empezaba. En este día nos despediremos de la capital del país, Skopje, no sin antes visitar un par de lugares de sus afueras. A continuación empezaremos la ruta hacia el oeste visitando el Cañón de Matka, Tetovo, el Parque Natural de Mavrovo para terminar en Ohrid. Teníamos 238 Km por delante llenos de cosas por ver e historias por aprender.

¿Te vienes con nosotros de ruta? ¡Seguro que te va a sorprender todo lo que vimos!

Nos levantamos pronto y subimos al restaurante a desayunar. El buffet era bastante variado y abundante. Nos sentimos un poco observados porque estábamos solos y el camarero que custodiaba la máquina de café no nos quitaba ojo. Al terminar de desayunar, acabamos de cerrar el equipaje  y  realizamos el check out. Antes de dejar Skopje compramos agua y galletas en el supermercado (296 Dinares Macedonios = 4,85€) y cambiamos algo de dinero.

Nuestra primera parada se encontraba a las afueras de la ciudad, el Acueducto Romano de Skopje. Para llegar no es sencillo, así que os recomendamos que utilicéis un GPS para encontrarlo o bien la aplicación offline gratuita Maps.me, que te guía hasta el lugar exacto si programáis la opción GPS.

Los 55 arcos que configuran el acueducto son una gema escondida. No se sabe la fecha exacta de su construcción, hay historiadores que dicen que es del siglo I dC pero hay otros que aseguran que fue mandado construir por Justiniano I cuando reconstruyó la ciudad después del terremoto del 518 dC. Actualmente se encuentra en un estado totalmente de desprotección y abandono ya que de los 200 arcos que se pudieron ver en el 1673 actualmente sólo se conserva una cuarta parte.


Acueducto de Skopje
Siguiendo la ruta por las afueras de la capital fuimos a visitar el Monasterio de San Pantaleón. Éste se encuentra de camino a la cima de una colina, desde donde se disfruta de unas muy buenas vistas de la ciudad.

La iglesia es del siglo XII y está dedicada a San Pantaleón, patrón de los físicos. Se construyó en 1164 en un emplazamiento de culto romano por orden de Aleksij Komnen el nieto del emperador Bizantino del momento. Los frescos de su interior son de los pocos que han sobrevivido del arte Bizantino en Macedonia.

Monasterio de San Pantaleón
Interior de la pequeña iglesia
Llegado a ese momento... ¡Adiós Skopje! ¡Hasta la próxima! 
Empezamos nuestra ruta hacia el sur del país. Como os apuntamos en el otro post la circulación por el país es complicada ya que los macedonios no son los mejores conductores del mundo, y además las carreteras no están en el mejor estado... muchos pavimentos presentan grandes baches, la visibilidad en algunas zonas de adelantamiento es nula y la señalización, la gran mayoría de las veces no se presentan con antelación así que id con los ojos bien abiertos por todos estos factores que constituyen un cóctel bastante explosivo. También os recomendamos intentar evitar conducir de noche porque puede ser algo complicado.

El primer punto que visitamos fuera de Skopje fue un paraje natural precioso, el Cañón de Matka. Se puede llegar hasta la entrada de la central eléctrica en coche y aparcar allí. Os recomendamos que aparquéis a un lado de la carretera frente a la central, sin subir una empinada cuesta donde en teoría hay un parking. El espacio del supuesto parking no es demasiado grande y suele estar lleno de taxistas los cuales no dejan de ofrecerte transporte.


El paseo transcurre alrededor del lago por un camino adoquinado que está pegado a una de las paredes del cañón. A lo largo de este camino se encuentran diferentes puestos donde alquilan botes para da un paseo por el lago y donde te ofrecen excursiones en barco por las cuevas que hay a los alrededores. También hay una área con restaurante y a lo largo de toda la zona hay diversas iglesias y monasterios. Nosotros tan sólo dimos un paseo sin realizar ninguna excursión de las mencionadas al tener un día de ruta bastante largo por delante.


Entrada a la central eléctrica donde se puede dejar el coche al margen de la carretera
Camino que rodea el lago
Área de restaurantes y la iglesia Sveti Nikola
Una de las vistas del lago y el cañón de Matka
Tras el paseo por parte de la zona volvimos al coche para ponernos rumba Tetovo. ¡Recomendaciones antes de contaros nada! Os recomendamos que programéis el GPS para ir al punto que os interese, si hacéis como nosotros y ponéis "Centro Ciudad" os meterá en plena maraña de calles sin orden ni concierto que posiblemente acabe con vuestra paciencia. Gracias a la tablet conseguimos localizar el punto exacto al que queríamos ir y pudimos salir de ese follón de calles en las cuales todo el mundo iba por donde quería, coches en contra dirección y en las que cada vez había más gente. Yo me pongo muy nerviosa dentro de un coche y si encima me encuentro con una situación como la que nos encontramos sólo deseaba salir de allí lo antes posible.

Por fin llegamos a la Sarena Dzamija o Mezquita Pintada, tal y como se conoce de manera popular, ésta se encuentra algo alejada de las calles del centro. Ya sabéis en las mezquitas las mujeres deben taparse la cabeza y las piernas si se lleva pantalón corto por encima de la rodilla, desde el exterior no se veía si había un cesto con pañuelos para  que se pudieran usar, así que le dije a David que entrara él y yo me esperaba fuera porque tan solo llevaba un pañuelo. Entró y automáticamente me avisó que fuera ya que podría entrar porque había un cesto con pañuelos.


Tanto el exterior como el interior de la mezquita se encuentran totalmente pintados, y para su manufactura se utilizaron sobre 30.000 huevos. La fachada recuerda un tablero de ajedrez ya que sus composiciones pictóricas se encuentran dentro de formas cuadrangulares y su interior, con colores tierra y pintada desde el techo al suelo, hace que el visitante se quede boquiabierto.


Exterior de la mezquita Sarena Dzamija
Cúpula pintada
Aquí me podéis ver bien tapada... casi casi estoy camuflada con el entorno
Zona de culto
Pórtico de entrada
Al salir del edificio visitamos el jardín de la mezquita. No son muy grandes pero son muy bonitos e invitan a la reflexión y relajación. Debéis prestar atención a la estructura octogonal con suelo de graba donde hay dos lápidas. Son las de Hurshida y Mensure, dos mujeres que pagaron la construcción de la mezquita en 1459.


Jardín de la mezquita y el espacio octogonal donde están las tumbas de Hurshida y Mensure.
Justo al lado de la mezquita se encuentran los Baños Árabes. No los visitamos pero sí que observamos el edificio antes de ir a buscar el coche.


Baños árabes
Como última visita en Tetovo fuimos al centro de meditación Arabati Baba Bektasi Teke que se encuentra a las afuera de la ciudad. Éste fue construido en el siglo XVIII y permaneció activo hasta 1912 cuando los Otomanos se marcharon de Macedonia. el espacio revivió entre 1941 y 1945 cuando se instaló un hotel y un museo. Es un lugar bonito para dar un paseo y contemplar las plataformas de meditación y relajarse. 


Uno de los pabellones de meditación
Vista general del espacio
Personalmente, Tetovo es una ciudad a la que no volvería. ¿Los motivos? A parte de la mezquita y el centro de meditación, no me gustó nada... el caos generado por los coches, la gente y lo poco cuidada que está hicieron que me agobiara muchísimo y sólo tuviera ganas de ver lo más imprescindible y largarme. Si no tenéis intención de ver la mezquita (que realmente es preciosa) prescindid de visitarla y destinad ese tiempo en realizar una excursión por el siguiente punto que visitamos y que a continuación os contaremos.

Cuando realizamos el planning en casa teníamos la intención de comer en Tetovo pero visto lo visto , y al no tener aún hambre, seguimos nuestra ruta hacia el Parque Nacional de Mavrovo. Al llegar a la zona del parque paramos en un puesto de carretera a comer una porción de burek, una coca-cola y un café por 335 dinares (5,81€).



¡Burek de espinacas para David y burek de queso para mi!
¡El PN de Mavrovo es alucinante! Los paisajes que te acompañan a lo largo de todo el camino te hacen pensar como puede ser que Macedonia sea un país tan desconocido, ya que hay lugares que no tienen nada que envidiarles a algunos de los países más populares.

Entre las montañas y los frondosos bosques encontramos el precioso Monasterio de San Juan Bautista. Este lugar, en el que además puedes alojarte, merece una visita tanto a las zonas comunes que lo configuran como la pequeña iglesia. La entrada cuesta 120 dinares por persona (2€) y como es habitual en los centros religiosos ortodoxos las mujeres deben cubrirse las piernas, en el caso de no llevar un pañuelo ellos facilitan un tipo de falda para poderte tapar.


El monasterio actualmente está en plena actividad. Se instaló por primera vez en 1020 cuando apareció de manera milagrosa el icono de San Juan Bautista. Actualmente la iglesia del Santo Salvador es reconocida por tener uno de los 4 iconostasios del país tallados en madera. En él se pueden ver unas 500 figuras humanas y 200 de animales  las cuales representan escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento. Entre las figuras humanas talladas también aparecen los mismos artesanos que se encargaron de la obra. En el interior de la iglesia no está permitido hacer fotos.



Entrada del monasterio
Dependencias del monasterio des del patio interior
Iglesia del Santo Salvador
Vista de la torre central de unos de los edificios
Pinturas del exterior de la iglesia
Fuente que se encuentra en el centro del patio
Nuestra jornada todavía no había terminado, aún nos quedaba un buen rato de carretera hasta el sur del país, Ohrid era nuestro objetivo.

Al llegar fuimos directos a nuestro hotel pero nos confundimos de alojamiento porque se llamaba igual que el nuestro. Nuestro hotel, Sveti Stephan Monastery, estaba en una colina desde la que se tenían unas vistas brutales del Lago Ohrid. No encontramos a nadie en el hotel y llamamos a un número de teléfono que había en la puerta. El chico que nos respondió nos dijo que estaba en el aeropuerto recogiendo a unos clientes pero que podíamos ir directos a nuestra habitación y que ya mañana realizaríamos todo el papeleo. ¡Alucinamos bastante con la confianza depositada en unos extraños!

Una parte de la habitación
La otra parte de la habitación
Nuestro baño
Vistas del lago Ohrid desde nuestra habitación
Una vez instalados nos trasladamos al centro del pueblo. Aparcamos muy cerca del paseo junto al lago y pudimos ver como se ponía el sol.
Ohrid es un pueblecito no muy grande en el que es agradable pasear por sus calles estrechas y tortuosas con alguna que otra ruina romana.

Cenamos en una pizzería (670 dinares = 10,98€) y al acabar realizamos un paseo por la localidad. Al ser un lugar bastante turístico hay mucha oferta de restaurantes y de tiendecitas de recuerdos. Sin darnos cuenta empezamos a seguir a la gente que iba en procesión y acabamos en el teatro romano de Ohrid, el cual sirve como escenario de conciertos durante el Festival de Verano de Ohrid. Cuando vimos el teatro atestado de gente y todos sus alrededores entendimos por qué todo el mundo iba en una misma dirección.

Puesta de sol en la lago Ohrid
Iglesia de Santa Sofía de Ohrid
Teatro romano de Ohrid
Se hacía tarde y estábamos bastante cansados de todo el trayecto en coche, así que volvimos hacia el hotel a descansar y acabar de organizar el día siguiente.

En el próximo post acabaremos de descubrir una parte importante de Macedonia y finalizaremos el día cruzando de nuevo la frontera hacia Bulgaria y empezar la ruta por ese país.


De la ruta realizada durante el día os recomendaríamos por encima de cualquier otra cosa el Parque Natural de Matka y el Parque Natural de Mavrovo. Si sois de los que os gusta hacer excursiones y pasar un día en plena naturaleza sin duda estos dos lugares son ideales para vosotros. Si algún día volviera a Macedonia, sin duda alguna me reservaría algún día más para descubrir ambas zonas.


Mapa de la Ruta 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...