domingo, 26 de noviembre de 2017

Día 7: de Moher a Galway, lo mejor de la costa oeste

Cliffs of Moher - Glo Ribas - Irlanda 2017
Viernes, 4 de agosto 2017

De vuelta a la costa, hoy visitamos uno de los puntos más conocidos y más impresionantes de la geografía irlandesa. La unión del mar con la tierra y el cielo es casi posible en los Cliffs de Moher. Pero más allá de los Cliffs se esconde todo un territorio agreste, pero poblado desde tiempos inmemoriales. El espíritu de la cultura irlandesa tiene en la ciudad de Galway uno de los mejores exponentes, parada obligatoria para cualquier visitante. ¿Os venís con nosotros a descubrir éstos y otros puntos interesantes de la costa atlántica?

Una mañana más nos levantamos pronto y Kris ya se había marchado a trabajar. Acabamos de montar los equipajes, nos tomamos un café y bajamos las maletas a la furgoneta. Nuestra estancia en Limerick terminaba y seguía nuestra ruta. Antes de dejar la ciudad pasamos por el SPAR a buscar  algo de desayuno. 

A las 9h llegamos a nuestra primera parada del día, los Acantilados de Moher.
Cuando llegas con el coche pagas la entrada de 8€, en la garita del parking y estacionas donde quieras. Recomendamos que lleguéis sobre la hora de apertura, las 9h, ya que hay mucho sitio para aparcar y no encontraréis muchos grupos de turistas.

De camino a los Cliffs desayunamos lo que compramos en el supermercado. Una vez entras en la zona encontraréis a mano izquierda el centro de visitantes. Allí hay baños, restaurante, tiendas de recuerdos y un espacio expositivo. Nosotros decidimos ir directamente a pasear por los acantilados y ya a la salida haríamos una parada técnica en los baños.

Nosotros nos dirigimos primero hacia los Cliffs que se encuentran a mano izquierda, mirando al mar. Es un paseo muy interesante y tranquilo, la mayoría de gente decide ir hacia los que hay a la derecha ya que el pavimento está mucho mejor acondicionado.
En el primer trecho de este sendero hay un trozo que está separado del filo del acantilado por unos unos muros de placas de piedra. Estas barreras llega un punto que desaparecen y puedes pasear tranquilamente por encima del acantilado, con cuidado de no acercarte demasiado al avismo para evitar sustos. Vale la pena andar un ratito para poder disfrutar de esta zona y del paisaje, porque sin duda es sobrecogedor.

Separación entre el filo del acantilado y un lugar seguro
Las vistas des de este punto de los cliffs
¿Cómo no sentirse pequeño ante tal maravilla?
Tras el paseo, deshicimos camino y volvimos al punto de inicio. Una vez allí fuimos a ver parte de los acantilados que quedan a mano derecha mirando al mar. Esta zona esta mucho más acondicionada para los visitantes ya que está pavimentada. Como consecuencia la concentración de turistas es mucho más elevada por las facilidades de acceso, y en nuestro caso porque ya era bastante tarde y llegaron a la zona varios autocares. Personalmente esta zona es la que menos nos gustó ya que no se puede disfrutar de las vistas por el bullicio de la gente y además, debido al acondicionamiento de la zona, es todo mucho más artificial y no hay esa conexión con la naturaleza.

Detalle de la zona acondicionada
Vistas de los Cliffs desde esta zona
Terminada la visita seguimos nuestra ruta hacia el norte dirección el Parque Nacional de Burren. Antes de adentrarnos en la zona visitamos el pequeño pueblo de Kilfenora conocido por sus impresionantes cruces celtas.

Aparcamos la furgoneta frente al centro turístico donde fuimos a pedir algo de información de la zona. La mujer que estaba en el puesto no tenía demasiado interés en darnos algunos consejos y estaba obsesionada con que visitáramos el museo. Al final conseguimos que nos diera un mapa y nos indicara más o menos donde estaban la famosas cruces.

Primero visitamos las ruinas de la Catedral del siglo XI. En su día fue un importante centro de peregrinaje, ya que en el siglo VI San Fachan fundó un monasterio que con los años sería la sede de la diócesis de Kilfenora, la más pequeña del país. 
Una parte de estas ruinas se encuentran techadas con cristal y encontramos, en la zona del presbiterio, tres maravillosas cruces entre otros restos de la antigua catedral.

Antigua catedral
Una de las cruces que se encuentran en el presbiterio de la catedral
Ruinas de la catedral
A unos 100 metros al oeste de la catedral encontramos, en medio de un prado y accediendo a través de un pequeño muro de piedra, la Doorty Cross. Esta cruz de hace 800 años estaba partida en 2 hasta que en el 1950 volvieron a erigirla.

Para entrar al recinto de la Doorty Cross
Doorty Cross
A la salida de Kilfenora se encuentra el Castillo de Leamanegh. Este castillo está cerrado al público por su mal estado de conservación. Se puede dejar el coche en la cuneta de la carretera que discurre por delante de él para poder ver su exterior. Éste fue el lugar donde viva Máire Rúa, que según la leyenda tuvo 25 maridos, uno de ellos lo despachó mientras cabalgaba por los Cliffs of Moher. Al final de sus días sus enemigos la encerraron en un árbol pero, se dice que aún se puede ver su fantasma deambular por el edificio.

Castillo Leamanegh
A continuación nos adentramos en el Parque Natural de Burren. Su paisaje es característico porque las verdes praderas que se está acostumbrado a ver por Irlanda pasan a ser extensiones de piedra gris cuarteada.

En el parque se pueden hacer varias rutas de senderismo, pero nosotros, debido al tiempo que teníamos, fuimos a uno de sus puntos de interés más importantes, el Dolmen de Pulnabrone.
Este yacimiento arqueológico se encuentra a pie de carretera (R480) y muy bien señalizado. Se puede dejar el coche en el parking que hay antes de entrar a la zona del yacimiento ya que al ser una zona protegida no está permitido acercarse con el vehículo. Del parking al Dolmen hay tan solo unos metros y durante el recorrido hay paneles expositivos en los que se explica la historia de la zona. El dolmen es también conocido como la Portal Tomb y se construyó hace más 5000 años. En 1986 se encontraron restos de 16 personas, restos de cerámicas y joyas. Es un lugar muy interesante de visitar ya que el entorno es maravilloso.

Dolmen de Pulnabrone
Antes de ir a comer hicimos una parada en el Castillo de Dungaire. Este castillo fue construido en el 1520 por los O'Hyne, se supone que sobre el palacio del rey de Connaught datado del siglo VI. Años más tarde fue adquirido y restaurado y fue utilizado como vivienda entre los años 1950 - 1970.

Aparcamos el coche muy cerca, al otro lado de la carretera, y nos acercamos a los pies de la construcción. Es un emplazamiento muy bonito ya que frente el castillo hay un precioso lago y muchas familias aprovechan el lugar para pasar el día. Al castillo no entramos por falta de tiempo, pero vale la pena parar nada más que para contemplar su exterior.

Dungaire Castle
Ya estábamos dentro del condado de Galway, y en él uno de sus manjares más conocidos son las ostras, así que no lo dudamos dos veces y nos dirigimos a Clarinbridge, lugar donde hay las mejores.
Fuimos a comer a un Pub Restaurante que venía recomendado en nuestra guía, el Paddy Burke's Oyster Inn. Además de degustar las famosas ostras probamos también un pastel de salmón y un chowder de marisco... ¡delicioso!

Pastel de salmón y chowder de marisco
Ostras
Antes de llegar a Galway realizamos una parada en el precioso pueblecito de Athenry. Este pueblo tiene uno de los conjuntos medievales mejor conservados del país.
Con la tarjeta del Patrimonio de Irlanda visitamos el Castillo de Athenry. Es un castillo normando del cual se ha restaurado su torreón de planta cuadrangular, en el que se puede visitar el Gran Salón entre otras estancias. No es un lugar demasiado grande así que si no tienes demasiado tiempo la visita tampoco te roba mucho. Tuvimos que quedarnos un buen rato resguardados en el castillo porque empezó a llover fuertemente.

Castillo de Athenry
Cuando pudimos salir nos dirigimos rumbo a Galway, donde acabaríamos el día. Antes de llegar a la capital del condado encontramos un buen atasco por la autopista y de golpe nos dimos cuenta que era un fin de semana donde se hacían carreras de caballos, ya que todo el mundo vestía de gala y se dirigía al hipódromo.

Galway estaba a reventar de gente, hecho que nos dificultó un poco el encontrar aparcamiento. Una vez estacionamos la furgoneta fuimos para el hostel. No fue el mejor lugar donde nos alojamos pero al estar todo tan lleno fue el único sitio con un precio razonable para pasar una noche. El hostel se llamaba Salmon Weir Hostel, teníamos una habitación doble con baño compartido, lo mejor es que no estábamos demasiado lejos del centro.

Atención a la habitación espaciosa que teníamos...
Una vez dejamos las cosas fuimos a dar un paseo por la ciudad. Recorrimos William Street, Shop Street, Hight Street y Quay Street, se podría decir que es el eje principal de la ciudad, la zona de comercios y pubs. Durante nuestra estancia estaba abarrotado de gente y en todo el centro había un ambientazo alucinante.

William Street
High Street
Quay Street
Al final de este eje se encuentra la Spanish Arch. Este arco es una extensión de las murallas de Galway y su función era proteger la ciudad de los barcos que atracaban en el puerto de la ciudad, muchos de ellos cargados de mercancías españolas. En el 1775 se destruyó parcialmente por el maremoto que se produjo después del terremoto de Lisboa. Nosotros seguimos el paseo por al lado del puerto admirando las vistas y los barcos atracados.

Spanish Arch
Puerto de Galway
Después del paseo fuimos a cenar. Era bastante pronto pero pensamos que, tal y como estaba de llena la ciudad, era lo mejor para evitar colas y aglomeraciones. Fuimos a un pub cerca del río donde comimos una hamburguesas deliciosas.
Para acabar el día, como era merecido, nos fuimos a tomar unas pintas en uno de los muchos pubs que hay en la ciudad.... es que con tanto ambiente... ¿quién se iba a la cama?

Una vez terminamos con nuestro merecido premio de final de etapa volvimos al hostel, porque estábamos realmente cansados y al día siguiente nos esperaba otra etapa intensa hacia el norte.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...