domingo, 25 de septiembre de 2016

Día 6: Split - Solin - Kastela

Dioclesian palace - Glo Ribas - Split 2016

Lunes, 18 de julio 2016

Volvemos a pisar la tierra firme, ya no volveremos a surcar los mares, en busca de aventura por las islas, en lo que queda de viaje.

Este día nos esperaba un intenso sol de justicia que nos acompañó para ver las grandes joyas croatas de la arqueología como Split y Salona. Cuando éste remitió nos dirigimos a conocer las preciosas localidades llamadas Kastela.

A continuación os detallamos cada paso que dimos al milímetro.

Como ya era de costumbre durante este viaje después de despertarnos, desayunamos en la habitación y terminamos de preparar las cosas para ir hacia el puerto para coger el ferry hacia Split. La noche anterior hicimos el check out con la propietaria ya que le contamos que nos íbamos a primera hora de la mañana.

Cuando llegamos al puerto nos encontramos una gran área para estacionar los coches para esperar. Estábamos un poco asustados porque había como unos 10 carriles para poder acceder al barco. Nosotros estábamos en el carril 8 y viendo las dimensiones de los otros ferries dudábamos mucho que pudiéramos acceder. La sorpresa fue cuando llegó el buque y embarcamos. En la parte baja había como unas 6 filas y la sorpresa fue ver un par de plataformas elevadas a cada lado donde cabían un par de hileras de vehículos en cada una.



Después de una hora de viaje llegamos a Split. Aparcamos justa al lado de la estación del tren/bus ya que hay una zona de aparcamiento con parquímetro. Es una ciudad donde es complicado aparcar, sobretodo cerca del casco antiguo, así que nosotros optamos por esta opción para dejar el coche. (El precio es de 10 Kunas la hora).
Fuimos hasta el centro andando y al entrar en el casco antiguo nos encontramos con algo impresionante y sorprendente. Justo en el peristilo del antiguo palacio, a las 12h,  nos encontramos con la representación de una salutatio con el emperador, la emperatriz y los guardias romanos. Nos hizo mucha gracia cómo por unos minutos nos trasladamos a la época romana.

Recreación histórica
El emperador y la emperatriz
Tras ver este miniespectáculo nos fuimos a tomar un café para organizar el recorrido que queríamos seguir para conocer el centro histórico de la ciudad. Decidimos que el recorrido que más nos convencía era el que nos venía marcado en la guía porque nos permitía tener una visión general de lo que fue esta colosal construcción.

El recorrido lo empezamos en una escultura que se encuentra fuera del recinto del Palacio de Dioclesiano, la estatua de Gregorio Nin, un arzobispo croata del siglo X que luchó por el derecho de emplear el antiguo croata en la liturgia. Se dice que si se toca el pulgar del pie trae suerte, así que... donde fueres haz lo que vieres.

Estatua de Gregorio Nin
Justo enfrente de la estatua se encuentra los restos de la capilla de Armir. Esta capilla del siglo XV se puede intuir la base de la planta de la iglesia y a los pies de la nave, detrás de un cristal, se conserva el altar y el sarcófago, obras del escultor Juraj Dalmatinac.

Altar y sarcófago de Juraj Dalmatinac
A continuación entramos, por la Puerta de Oro, en lo que fue el Palacio de Dioclesiano, este palacio además fue fortaleza militar, residencia de la familia imperial y una ciudad fortificada de una extensión de 31.000 m2. El palacio fue remodelado durante la Edad Media, convirtiéndolo en una ciudad en toda regla. Actualmente el área del palacio alberga aproximadamente 220 edificios en los que viven unas 3.000 personas.
Una vez dentro nuestra primera parada fue el Palacio Papalic donde actualmente se encuentra el Museo de la Ciudad. Este palacio fue construido en la Edad Media, en estilo gótico tardío, para un noble de la época.

Puerta de Oro
Palacio Papalic
Nuestra siguiente parada era el Peristilo. Este patio de entrada donde se hacían las ceremonias, se encuentra por debajo del nivel del suelo y en el que encontramos, a su derecha (lado oeste), una estrecha calle que conduce al Templo de Júpiter. Esta primera visita del Templo de Júpiter fue exterior ya que más tarde visitaríamos su interior.

Peristilo
Exterior del Templo de Júpiter
Deshicimos nuestros pasos y volvimos al Peristilo. Esta vez nos dirigiríamos al este de la plaza donde se encuentra la Catedral de San Duje y la Cripta de Santa Lucia. Fuimos a comprar las entradas y nos encontramos una opción que estaba muy bien, que era el "pack" de la catedral, la cripta y el templo de Zeus. Para entrar en cada uno de estos lugares se debe enseñar la entrada y ellos te marcan con bolígrafo, o rotulador fosforito el monumento en el que entras. El precio era de unas 35 Kunas.

Primero visitamos la catedral que está considerada como una de las catedrales más pequeñas del mundo.Tiene planta octogonal, se construyó, originalmente, para ser el mausoleo del emperador Dioclesiando y se conserva casi intacta respecto su construcción inicial. Es curioso poder estar en una catedral tan pequeña y a la vez tan ornamentada. Sin duda es una visita imprescindible.

Vista exterior de la catedral
Interior de la catedral
A continuación nos dirigimos a la cripta. A ella se accede desde el exterior de la catedral. Le mostramos la entrada a la chica y nos marcó conforme entrabamos. Esta cripta tiene la misma planta que la catedral, octogonal, y en el centro encontramos un altar con la imagen rodeada de notas y plegarías para la santa.

Cripta de Santa Lucía
Al salir nos dirigimos de nuevo al Templo de Júpiter para poder contemplar su interior. En su puerta encontramos una esfinge acéfala que llegó a Split en el siglo V, cuando se construyó el templo. En su origen tenía un pórtico con columnas del que sólo se conserva una. En el interior vemos una bóveda de cañón y un friso decorativo en las paredes.

Interior del Templo de Júpiter
Después de la visita volvimos al peristilo para poder visitar el Prostiron que se encuentra en el flanco sur del patio central del palacio. Éste era la entrada de la residencia imperial y lo que nos sorprendió muchísimo es el vestíbulo. éste es de nave circular con muy buena acústica. Es una zona preciosa con una vista del peristilo formidable.

Prostiron
Al mirar el reloj vimos que se nos acercaba la hora de poner más dinero para el cambiar el tiquet del parquímetro. Aprovechamos para salir por las salas del sótano de palacio. Estas salas están al final de estas galerías en las que se pueden ver diferentes puestos de souvenirs. Allí se puede encontrar una segunda residencia del emperador, se la hizo construir por miedo a las conspiraciones que podría haber contra él.
Nosotros no pudimos visitarlo por falta de tiempo, seguro que si llegamos a tener un poco más de tiempo lo hubiéramos visto.

Galerías que se encuentran bajo el Prostiron
Después de ir a poner más dinero en el parquímetro fuimos a comer a un lugar que hacían Wraps de pollo con verduras. Este lugar se situaba fuera del perímetro del palacio, pero dentro del centro histórico. Esta zona es la que visitamos después de comer. Primero fuimos a la Narodni Trg, seguidamente al Fish Market, a continuación la Trg Republike y terminamos viendo el teatro Hrvatsko Narondokazalizte.

Narodi Trg
Fish Market
Trg Republike
Hrvatsko Narondokazalizte
Antes de irnos de Split nos sentamos en las escaleras del Peristilo a descansar un poco. Mientras estábamos sentados animé a David para que subiera a la torre de la catedral. Yo estaba bastante cansada y prefería esperarlo abajo, junto a un fan de Game of Thrones, así que al final empezó a subir escalones para disfrutar de las vistas de la ciudad des de lo alto.

Me quedé esperando junto a este fan de Juego de Tronos
Vistas desde lo alto de la torre
Vistas desde lo alto de la torre 2
Escaleras de acceso a la parte superior
Llegó la hora de dejar Split para ir a conocer uno de los yacimientos arqueológicos de la época romana, Solin.
Se puede aparcar sin ningún problema en la puerta del yacimiento y justo en la puerta se encuentran un par de puestos para comprar la entrada y para recoger un mapa. También os digo que al salir nos dimos cuenta que ya no había nadie que controlara la entrada y la gente entraba y salía como si fueran las ramblas.

Es un lugar alucinante lleno de ruinas mires por donde mires. Los diferentes puntos donde hay restos excavados encontramos paneles informativos que te cuentan que es cada cosa. La primera mención de este asentamiento fue en el año 119aC cuando vivía una tribu iliria. en el 78aC este asentamiento fue conquistado por los romanos durante el mandato del emperador Augusto.
Los espacios que se pueden visitar de este yacimiento son: Manastrine, el Centro Episocopal, Marusinac, Kapljuc, Amfiteatro y el Forum - Teatro.
Si vais en verano tenéis que ir concienciados que es un lugar donde no hay demasiados espacios ombríos por la cual cosa hace un calor terrible... nosotros lo pasamos realmente mal durante la visita porque pillamos un día extremo de calor, así que os recomendamos que llevéis plátanos, frutos secos y como no agua.

Manastrine
Restos de sarcófagos
Museo del yacimiento
Centro episcopal
Amfiteatro
Teatro
Al finalizar la visita nos dirigimos hacia Kastela. Kastela es la unión de 7 pueblecitos con un fuerte y un puerto. En uno de ellos teníamos nuestro alojamiento. era un sitio sencillo y limpio. Nuestra habitación estaba en la última planta y nuestra sorpresa fue al ver que teníamos que subir 3 pisos sin ascensor con las maletas que pesaban como un muerto. Lo que nos fijamos al llegar, mientras esperábamos al propietario, es que había una piscina... sin dudarlo le preguntamos si nos podíamos bañar, nos dijo que no había ningún tipo de problema. Así que fue instalarnos y bajar de golpe a la piscina para refrescarnos del calor tan sofocante que pasamos esa tarde.

Nuestra habitación
Después del baño fuimos a conocer la zona. Seleccionamos las Kastela que queríamos visitar y nos fuimos para allí. La primera que fuimos fue Gomilica. Es curiosa esta localidad porque la zona del fuerte se encuentra como en una pequeña isla unida a la costa por un puente. La pena es que la visitamos prácticamente de noche y no pudimos disfrutar de ella como queríamos, ya que nos pareció un lugar de cuento.
A continuación fuimos a la Kastela de Kambelovac ya que nos contó el chico del alojamiento que habían sitios para cenar. Nuestra sorpresa fue, después de aparcar, que no había ni un sitio.

Gomilica
Kambelovac
Volvimos a coger el coche y fuimos en busca de un lugar para comer algo. Dimos un montón de vueltas por la carretera principal porque no había ni un sitio abierto. Al final encontramos un bistró donde nos sirvieron la cena.

Para terminar el día volvimos a Kambelovac a dar una vuelta por el paseo al lado del mar disfrutando un poco de la brisa marítima. No estuvimos demasiado rato ya que estábamos cansados de estar todo el día dando vueltas, así que nos volvimos para nuestro hotel a descansar planear la ruta del día siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...