domingo, 14 de enero de 2018

Día 11: Recorriendo Irlanda del Norte 2

Tollymore Forest Park - Glo Ribas - Irlanda2017

Martes, 8 de agosto 2017

En este post os llevamos a acabar de conocer Irlanda del Norte. Éste sería nuestro último día en esta zona del país ya que por motivos de calendario no podíamos destinar más tiempo. De nuevo, con la excusa de recorrer los escenarios de Juego de Tronos, visitamos lugares que hicieron mella en nosotros y que nos costará olvidar. ¿Queréis conocerlos con nosotros?
Desayunamos en el hostel el pequeño desayuno que tenía Arnie preparado para sus huéspedes… cereales, tostadas, mantequilla, té… algo básico, pero ideal para empezar el día.
Tras recoger las cosas y hacer el check out empezamos nuestro undécimo día de ruta.

La noche anterior consultamos por internet las zonas de Belfast en las que podíamos ver murales y cuales de ellas eran mejores para poder pasear, ya que por lo que leímos hay zonas conflictivas. Todos los murales que hay pintados en las paredes son de tema político en los que algunos se muestran historias personales de políticos o vecinos de los barrios que murieron durante el conflicto entre las dos comunidades. La tradición de los murales políticos se remonta a 1908 cuando los unionistas, que protestaban en contra del gobierno autónomo, empezaron a pintar al rey Guillermo III, rey protestante que derrotó al rey católico Jaime II en la Batalla de Boyne. A finales de 1970 volvió la tradición de pintar murales para señalar los territorios, conmemorar hechos históricos y alentar el terrorismo. 

Empezamos recorriendo el barrio Protestante. Éste, por lo que leímos, era uno de los puntos más “complicados” para ir paseando por libre y más con un vehículo con matricula de la República de Irlanda, por ese motivo recorrimos la zona en coche. Primero fuimos por la calle principal Shankill Road para ver si veíamos alguno, ya que localizados algunos, pero era imposible parar ya que el tráfico de la zona era bastante denso. Cuando volvimos a recorrerla sí que giramos por las calles adyacentes a la principal para comprobar si veíamos alguno más y así fue. La zona estaba bastante despoblada y habían grupos de 3 o 4 personas locales frente a los murales, así que a la lejanía y con la ventanilla bajada hicimos 4 fotos ya que no nos inspiraba demasiada confianza.

Mural del barrio protestante

Mural de tema político

Grupo haciendo un recorrido con un guía local

A continuación nos trasladamos al barrio Católico. Allí se respiraba otro ambiente. Muchos más turistas por la calle paseando, más coches con matrícula de la República de Irlanda, un ambiente más calmado… así que decidimos aparcar la furgoneta y dar un paseo andando. Recorrimos la calle principal del barrio, Falls Road, que es donde hay la mayor concentración de murales. 

Además vimos una peculiaridad que nos dejó algo impresionados. En el límite del barrio hay unas vallas metálicas, en forma de muro, que separan un barrio de otro. Éstas durante el día están abiertas para que se pueda cruzar de una zona de la ciudad a otra pero por la noche, al menos hace unos años, se cerraban, para evitar conflictos entre los vecinos de ambos lados. Antiguamente las barreras no se abrían y permanecían cerradas durante todo el día ya que el nivel de violencia era tan extremo que servían para evitar dichas disputas vecinales.

Inicio de Falls Road

En la calle Northumberland Street hay muchísimos más murales

Mural dedicado a Salvador Allende

Barreras entre barrios

Si sigues paseando por Falls Road te puedes encontrar murales como éste y todos ellos con una placa explicativa

Espacio de homenaje a todo los muertos por las disputas vecinales

Antes de visitar estos dos barrios os recomendamos leer atentamente las webs que hablan sobre ellos para evitar que entréis en zonas peligrosas y para localizar los murales más importantes. Nosotros utilizamos la web Belfast Murals para informarnos. También os recomendamos que leáis un poco sobre la historia de los conflictos entre barrios ya que os ayudará a entender un poco más la situación que se vive o vivía, ya que actualmente todo está mucho más tranquilo en Belfast.

No nos podíamos ir de Belfast son conocer el Titanic Quartier. En esta zona se encuentra el museo dedicado a transatlántico más famoso de todos los tiempos. En esta zona es bastante complicado aparcar de manera gratuita en la calle. Nosotros dejamos el coche en un parking de parquimetro enfrente del Titanic Museum sin ticket ya que no teníamos la intención de estar mucho rato por la zona, así que nos arriesgamos y no pagamos (al volver no nos encontramos ningún regalito en forma de multa)

El Titanic fue construido en Belfast y fue desde allí donde partió a realizar la travesía que nunca llegó a su puerto final. El edificio es impresionante, con su altura y su chapado metálico en la fachada. Visitamos su vestíbulo y paseamos por la tienda de regalos. En esta primera visita a Irlanda decidimos no visitarlo ya que su precio es muy elevado (unas 20 Libras) y las colas de acceso eran impresionantemente largas, así que cuando volvamos iremos a visitarlo. Cuando salgáis del edificio, por la parte posterior a la entrada principal, fijaos en el suelo, hay unas marcas que muestran la forma a tamaño real del buque… simplemente te deja sin palabras. 

Fachada del museo

Interior del museo

Parte posterior del museo, lugar que se utilizó para construir el buque

Justo en frente del museo y del parking encontramos los Titanic Belfast Studios. Son unos estudios de cine donde se ruedan muchísimos de los interiores de Juego de Tronos… como fans del cine y de la serie nos hizo gracia encontrarnos con ellos sin buscarlo.

Titanic Belfast Studios

A continuación seguimos nuestra ruta hacia el sur. Nuestra siguiente parada fue el Quoile River. Este parque que sigue el curso del río es una zona ideal para andar un poco y observar la fauna y la flora de la zona. Al final de la carretera que conduce al lugar hay un aparcamiento gratuito para dejar el coche y descubrir la zona.

Quoile River

No muy lejos del Quoile River se encuentra Castle Ward, aunque los fan de Juego de Tronos os sonará un poco más si os digo Invernalia, no?

El acceso al recinto cuesta 8 Libras por persona, éstas las pagas justo en la entrada ya que un trabajador se acerca a tu coche, te pregunta tu país de origen, te da todo de documentación del lugar en tu idioma (información del recinto y un mapa con las localizaciones de rodaje Juego de Tronos) y te cobra. Tan sólo entrar veréis que hay un parking bastante grande a la izquierda pero si lo preferís podéis ir en coche hasta la zona del castillo y aparcar allí en un pequeño espacio habilitado. Nosotros decidimos aparcar en el primer parking e ir conociendo el lugar dando un paseo.
Las ruinas del castillo se pueden visitar por libre o bien mediante un tour dedicado a Juego de Tronos, en el que se cuentan detalles del rodaje y qué se grabó en cada uno de los rincones de la zona. Además, por lo que vimos, la explicación va acompañada por unas fotografías de las escenas que llevan consigo los guías. Esta hacienda data del 1760, se encuentra frente a la Bahía de Stranford y el complejo está compuesto por las lavanderías victorianas, el Stranford Wildlife Center, la Old Castle Ward (una torre del siglo XVI) y el castillo de Audley (una torre residencial del siglo XV). 

Todo el complejo se puede visitar andando, como hicimos nosotros, o bien en bicicleta ya que hay un punto de alquiler. Es muy agradable pasear y ver las diferentes mansiones que hay dentro del recinto, la zona del río con vistas a la ciudad y las ruinas de una antigua torre de defensa. Nosotros estuvimos unas 2:30h recorriendo el lugar y se nos pasaron volando ya que es un sitio precioso e ideal para pasarlo con la familia o amigos haciendo un picnic. Sin duda os recomendamos la visita.

Jumping in Old Castle Ward

Bahía Stranford

Audley's Castle

Castle Ward House 

Llegada la hora de comer nos acercamos a Downpatrick, una ciudad cercana a Castle Ward medianamente grande y en la que pensamos que encontraríamos algún lugar para comer. Finalmente nos decantamos por comer un bocadillo en Subway ya que es algo rápido y no están mal.

El plan para la tarde era descubrir el Tollymore Forest Park. La entrada al parque es en coche y te cobran 5 Libras que te permite pasar todo el día disfrutando de la naturaleza. Con la entrada te entregan un mapa del parque con diferentes itinerarios marcados y señalados los puntos de rodaje de Juego de Tronos.
Este lugar nos lo recomendó encarecidamente Vero de Viajar Code: Veronica y realmente ¡vale muchísimo la pena! Pasamos unas 3h recorriendo el lugar y nos maravilló ya que, como pasa en Castle Ward, es un sitio ideal para pasar en familia todo el día en pleno contacto con la naturaleza. Sin lugar a dudas este es uno de los lugares imprescindibles de Irlanda del Norte y al que estamos seguros que en un futuro volveremos a visitar dedicándole un día entero.

Acceso a la zona del bosque

¡Los paisajes de este lugar no pueden molar más!

Vista del río

Cada rincón de este lugar es digno de foto

Nos fuimos casi a la hora del cierre y nos tocaba un rato de coche hasta llegar al que sería nuestro hotel. Debido a que los hoteles en Irlanda del Norte son más caro, por el tema de la moneda, decidimos reservar un hotel en la República de Irlanda, en Dundalk. Este lugar nos era bastante bueno para emprender la ruta del día siguiente hacia Newgrange ya que no está demasiado lejos.

Al llegar al hotel nos encontramos con un grupo de estudiantes que hacían un baile de máscaras como si celebraran un final de curso. El tema es que todos iban súper arreglados y además habían montado una alfombra roja… Y allí llegábamos nosotros… con nuestra furgoneta, nuestras pintas y nuestras caras de cansados arrastrando la maleta… y sí, pasamos por la alfombra roja… anda que me iba a quedar yo con las ganas jajaja.

El personal del hotel fue súper amable y la habitación que nos tocó era una verdadera pasada… nos iba a ir de maravilla para poder descansar ya que después de tantos días de hostels y B&B necesitábamos algo un pelín más cómodo.

Habitación

Baño

Tras pegarnos una ducha y descansar un poco nos acercamos al pueblo a ver si encontrábamos algún lugar para cenar. Encontramos el Restaurante Roma que pensamos que sería un lugar de toda la vida por su aspecto sencillo y por la gente que había en su interior. Ese día cenamos de maravilla… otro lugar que podéis apuntaros si vais por la zona.

Roma Restaurant - Vía Internet

Fue terminar de cenar y volver al hotel a descansar ya que, aunque no lo parecía, fue un día muy intenso. Al día siguiente sería el último que lo dedicaríamos entero a Irlanda ya que al próximo dejaríamos la isla al mediodía para partir hacia Liverpool.

2 comentarios:

  1. Acabo de descubrir tu blog y me ha encantado.
    Es unos de los sitios que tengo pensado conocer. Gracias por compartir tu viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!!
      Irlanda es un lugar maravilloso, cuando tengas la oportunidad no te lo pienses dos veces y ve. Yo creía que no me iba a gustar tanto y he vuelo con unas ganas de volver a la Isla terribles.
      Un abrazo y de nuevo mil gracias!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...