miércoles, 17 de enero de 2018

Día 12: Volviendo a los orígenes de Irlanda

Clonmacnoise - Glo Ribas - Irlanda 2017
Miércoles, 9 de agosto 2017

Día 12 de viaje, último día completo que pasaríamos en Irlanda. Durante este día íbamos a conocer otra parte del centro del país que aún nos quedaba por descubrir. Fue un día en el que volvimos a los orígenes del país visitando Newgrange y en el que visitamos la que fue la ciudad de David durante su Erasmus en Irlanda, Maynooth. 
Sin duda fue un día repleto de emociones, así que no te las pierdas y vente con nosotros a descubrirlas.

Ya era un habitual del viaje esto de levantarnos pronto pero esta vez era realmente necesario. Dormir en una cama de 2m nos sentó de maravilla ya que sirvió para recargar pilas. Desayunamos en el buffet del hotel, que por cierto más completo no podía ser, y al acabar nos fuimos a la primera parada del día.

Sobre las 9:15h llegamos al yacimiento arqueológico de Newgrange. Os recomendamos encarecidamente que lleguéis a primera hora de la mañana ya que las visitas son guiadas a unas horas concretas y, debido el gran interés que despierta el lugar, el número de visitantes es muy elevado y puede que te toque esperar rato a que llegue la hora de tu visita.

Al entrar al centro de visitantes un trabajador te pregunta, y te enseña unas fotos, sobre los diferentes restos que se pueden visitar para que escojas. Nosotros nos decantamos para visitar Newgrange ya que era el que más nos llamaba la atención y sobre el que más habíamos escuchado hablar. Acto seguido te pone una pegatina con la hora de ir a buscar el bus para que te traslade al lugar. En nuestro caso fue a las 9:45h (como veis tuvimos que esperar media hora). A continuación ya puedes pagar la entrada que nosotros al llevar la Tarjeta del Patrimonio de Irlanda no tuvimos que abonar.

Para hacer tiempo dimos un paseo por el centro de visitantes y compramos 4 recuerdos en la tienda que hay en la planta inferior. Cuando llegó la hora volvimos a recepción porque entendimos que nos vendrían a buscar allí el guía pero… no. Nos tocó correr hasta donde estaba la parada del autocar, que se encuentra a unos 5 minutos a pie, por suerte no nos quedamos en tierra.

Centro de visitantes
Una vez llegamos al yacimiento conocimos a nuestro guía. Todo el grupo nos trasladamos a la entrada y nos contó la historia del lugar y su simbología. El yacimiento tiene una altura de 13m y un diámetro de 80m. Es la mejor tumba corredor de Irlanda y el yacimiento prehistórico más importante de Europa, datada del 3200 aC. Su piedra está pulcramente esculpida con espirales dobles y triples. La entrada y con ella el pasillo de la tumba corredor está alineada con el sol durante el solsticio de invierno y se ha pensado alguna vez que el sitio también había funcionado como calendario. Pero nadie, hasta el momento, conoce su finalidad original, aunque se cree que fue un lugar de enterramiento de reyes o un lugar para realizar rituales.

Vista general del tulum
Detalle de la entrada

Al terminar la explicación del exterior todo el grupo entramos dentro del recinto por un estrecho y bajo pasillo hasta la cámara circular interior. Una vez allí nos contó todo lo referente al interior y el efecto del sol cuando entran sus rayos e iluminan la sala durante el solsticio de invierno. Al finalizar, gracias a un montaje de luces, se nos representó este efecto solar que solo ocurre una vez al año. Cuando se sale del Tulum se puede rodear para ver todas las piezas originales que se conservan en su exterior.

Detalle del muro exterior cuando se rodea
Al salir del yacimiento desparecieron todas las nubes y se despejo el día

En el interior del yacimiento está prohibido hacer fotos pero por fuera puedes hacer todas las que quieras y más. La visita dura aproximadamente 1h y es en inglés pero se entiende bastante bien, aunque es posible que con la terminología más técnica te pierdas un poco. Para volver al centro de visitantes debes esperar, junto al resto del grupo, de nuevo el autocar en el mismo sitio donde llegas para llevarte de vuelta.
Es una visita que recomendamos al 100% porque gracias a ella vuelves al pasado, a los orígenes del país.

Salimos de Newgrange sobre las 11h y en esos momentos estaba a reventar de gente, tanto en el centro de visitantes como en el parking. Una vez en el coche miramos que podíamos hacer y decidimos pasar por Trim para visitar su castillo.

Trim es una ciudad pequeñita que destaca por su castillo. La entrada también está cubierta por la Tarjeta del Patrimonio de Irlanda. Se pueden escoger 2 tipos de entrada, una para ver el castillo por fuera y otra para hacer una visita guiada por su interior. Nosotros decidimos hacer la visita guiada para poder ver un poquito más del castillo. Mientras hacíamos tiempo nos dejaron un mega libreto con la historia del castillo y sus partes, nos sirvió de entretenimiento mientras esperábamos a nuestro guía.

Castillo de Trim
La visita guiada, sinceramente, fue un tostón. La hacía un señor mayor con muy poca sangre, con un acento muy cerrado que hacía que no nos enteráramos de nada y además fue una visita demasiado larga. Pero bueno nos sirvió para poder ver el castillo por su interior. ¡Como anécdota! En este lugar se rodaron escenas de la película Braveheart de Mel Gibson.
Si vais con poco tiempo no os enfrasquéis con la visita guiada ya que el interior está en ruinas, visitad su exterior, será más que suficiente.

Restos del interior del castillo
Vistas desde la parte más alta del castillo
Cuando salimos pasamos por un Lidl a buscar pan y embutido para hacernos unos bocatas. Antes de seguir hasta otro de los lugares que íbamos a visitar paramos en Mullingar a comer. Es una ciudad bastante grande donde no nos entretuvimos en visitarla pero por lo que vimos desde el coche no nos desagradó. Nos sentamos un rato en el césped de un parque con vistas a la ciudad para degustar nuestros bocadillos.

Parque de Mullingar donde comimos
Después de comer nos pusimos rumbo a Clonmacnoise. La carretera y el paisaje hasta llegar allí son muy bonitos, cosa que ayuda a que no se haga demasiado pesado el viaje. Clonmacnoise es uno de los centros monásticos más importantes de la isla, éste está rodeado por muros y cuenta con varias iglesias, torres cilíndricas, tumbas y cruces celtas.

De nuevo la entrada también está incluida con la Tarjeta de Patrimonio de Irlanda. Al entrar te facilitan un plano de la exposición sobre la historia del lugar y en la que se muestran los restos del lugar. Éstos se conservan a cubierto para evitar que se deterioren por las inclemencias del tiempo.

Cruz celta del museo
Otras de las cruces del museo

Acto seguido fuimos a visitar el cementerio y las ruinas de las diferentes iglesias del lugar. Ciertamente fue un sitio que me apasionó, también creo que influyó el buen tiempo que nos hizo en ese preciso instante, porque una cosa que no hemos dicho es que un mismo lugar en Irlanda cambia el 200% si lo ves nublado a si lo ves soleado, ya que al estar la atmósfera más limpia hace que cuando salga el sol los colores brillen muchísimo más. Para acabar deciros que si visitáis Clonmacnoise armaros de paciencia porque pasa como en Rock of Cashel, se llena de grupos de turistas…. Eso sí, el lugar es bastante grande.

Panorámica de Clonmacnoise
Torre cilíndrica 
Restos de una de las iglesias y el camposanto
Clonmacnoise
Otra de las iglesias del lugar con torre circular
Cuando terminamos la visita fuimos a la tienda de regalos que había frente de aparcamiento a comprar 4 souvenirs para la familia, ya que hasta el momento no habíamos podido comprar nada. A continuación nos tocaba deshacer todo el camino que habíamos hecho prácticamente todo el día para llegar a nuestra última parada y donde haríamos noche, Maynooth.

Tan sólo entrar en el pueblo a David le vinieron mil y un recuerdos a la mente ya que este pueblo fue su “casa” durante el tiempo que estuvo de Erasmus.
El antiguo edificio de la Universidad en verano se convierte en alojamientos para turistas y nosotros dormiríamos en él. Dejamos el coche en el aparcamiento del campus antiguo y fuimos hacer el check-in. Una vez instalados, y antes de que cayera el sol, David me hizo una visita guiada por las calles de Maynooth.

Habitación de la residencia
La otra parte de la habitación, el baño era compartido
Vistas desde la habitación
A continuación le paso a él el teclado para que os hable de este precioso y pequeño pueblo.

La vuelta a Maynooth hizo retroceder mi mente al curso 2003-2004, cuando hecho un manojo de nervios pisé por primera vez la que sería mi universidad durante un curso.

Maynooth es una pequeña ciudad que está a 25 kilómetros de Dublín, pero que es conocida en toda Irlanda por su universidad, la National University of Ireland (NUI), un centro de conocimiento referente en todo el país, especialmente en el campo de la Teología. Por fortuna yo no fui a estudiar Teología, lo mío es más terrenal que no espiritual...

Bueno, no me voy a liar más con recuerdos y batallitas, que si no el post se hará eterno. Entramos con el coche por la puerta principal de la universidad, por el campus de Sant Patrick, la parte más antigua. Es un campus con diferentes edificios de estilo neogótico y georgiano, muchos de ellos cubiertos de hiedra. El alojamiento estaba situado en The President's Arch, una parte de todo el edificio que conforma un antiguo claustro. Nuestra habitación estaba en el último piso, con lo que teníamos vistas al campus de Sant Patrick desde nuestra ventana. Una vez nos acomodamos, nos dispusimos a dar una vueltecita por todo el campus, así le podía enseñar a Gloria dónde estudiaba.

Interior del edificio The President's Arch
Lo primero que hicimos fue pasear por la Saint Joseph's Square, que es la plaza enjardinada que aparece en la foto desde nuestra habitación. Desde allí y atravesando diferentes pabellones de estilo gótico, llegamos a un pequeño jardín botánico dentro del mismo campus, un lugar perfecto para relajarse en los días soleados. Pasamos a rodear el claustro donde dormíamos, hacia una zona con grandes campos de césped donde los estudiantes practican deporte. Entre campo y campo se esconde uno de mis rincones favoritos, un pequeño cementerio repleto de cruces, donde se entierra a los sacerdotes y obispos surgidos de la universidad. Se trata de un pequeño cementerio amurallado, con cruces de diferentes tamaños, según el rango de cada clérigo, y rodeado de enormes árboles de hojas oscuras, y al que se accede a través de un camino con árboles a lado y lado que apenas dejan pasar la luz. Vamos, que sólo falta un día lluvioso o con niebla para parecer de lo más fantasmagórico. Por desgracia el acceso estaba en obras, y no pudimos entrar al cementerio, el único consuelo fue que se podía ver desde fuera a través del muro que lo rodea.

Edificio del Long Corridos, en el campus de St Patrick

The President's Arch, donde nos alojábamos

Jardín botánico de la universidad

Cementerio de la universidad

Continuamos nuestro recorrido hasta la capilla de la universidad, con un alto campanario que marcaba las horas. Una vez vimos esta parte, nos dirigimos al campus norte, pasando por la biblioteca de la universidad, un edificio mucho más moderno. El campus norte es antagónico al campus de St Patrick, ya que se trata de edificios modernos. Los más antiguos son de los años 70 y 80, repletos de hormigón, mientras que los más nuevos parecen edificios de oficinas, con grandes paredes de cristal. Esta zona no es especialmente interesante, pero quería recorrerla para ver cómo ha cambiado y pasear por las antiguas aulas. Dimos una buena vuelta, que finalizó por la zona de residencias para estudiantes.

Capilla de la universidad
Uno de los edificios nuevos del campus norte

Interior del Arts Buiding, donde yo asistía a las clases

Nuestra vuelta por la universidad ya había acabado, porqué aunque se trata de una universidad referente en Irlanda su tamaño es pequeño, con poco más de 5.000 estudiantes.

Nos dirigimos entonces a la calle principal, la Main Street de Maynooth, a apenas unos pasos de la universidad. Se trata de una calle comercial, donde se concentran las tiendas y los principales servicios de la ciudad. Tampoco es muy larga, ya que se recorre en 5 minutos. Al final de la calle, en el lado opuesto a la universidad, hay un largo camino que se adentra a una zona de prados de césped, muy recomendable para alejarse del tráfico y pasear tranquilamente. Como ya empezaba a ser de noche, no nos arriesgamos a hacerlo. Pero antes de llegar a este paseo, nos acercamos a la casa donde estuve residiendo durante el curso que viví allí, en una calle paralela a Main Street.

Main Street, con sus tiendas, cafés, peluquerías, ...

El recorrido lo acabamos en la zona comercial del pueblo, donde hay un gran Tesco que hace las delicias a los aficionados a visitar supermercados en sus viajes. A nosotros nos gusta, y siempre acabamos comprando y probando algún producto que no encontramos aquí.

Ahora es momento de devolver el teclado a Gloria.

Finalizado el paseo fuimos a cenar. No había demasiados sitios abiertos así que fuimos a comernos una pizza en el Supermacs que había abierto en la calle principal de Maynooth. Una vez terminamos no nos apetecía irnos a dormir todavía, así que nos acercamos a tomar una pinta de cerveza para celebrar que la parte del viaje por Irlanda había salido a la perfección. Nos la tomamos en el pub The Roost, este era el lugar de reunión de David con sus amigos después de las clases.

The Roost
La última noche en Irlanda… parecía increíble… tantos días, tan bien aprovechados y lo mejor de todo… ¡la sorpresa tan grata que me había llevado con este país! Tocaba ir a descansar ya que al día siguiente sería movidito y con un vuelo de por medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...