domingo, 23 de abril de 2017

Luxemburgo en un día


Luxemburgo es ese pequeño gran país que hace frontera con Bélgica y las dos grandes potencias europeas, Francia y Alemania. Luxemburgo suele pasar desapercibido por el turismo ya que se escucha muy poco sobre él y, por este simple motivo, creemos que no hay mucho por ver y/o hacer... pero afortunadamente estamos totalmente equivocados.

Después de visitar la capital y diversas localidades tenemos que decir que Luxemburgo es un país muy rico, y no sólo des del punto de vista económico sino des del punto de vista patrimonial, con muchos parajes que te dejan con la boca abierta, con una red de transporte público impecable y con unos habitantes amables y atentos que hacen que tu visita sea de lo más confortable.

En esta primera entrega os llevamos a conocer la ciudad de Luxemburgo mostrándoos los puntos más característicos de ella.

Grund

Barrio del Grund
El barrio del Grund, también llamado Gronn en luxemburgués, es uno de los 24 que configuran la ciudad. Éste se encuentra por debajo de la zona del barrio histórico, la Ville Haute, y se encuentra vigilado por una antigua fortificación. Al suroeste del barrio, el río Petrusse desemboca en el río Alzette.

Actualmente este barrio es la zona de moda para ir a tomar algo y sus dos elementos más importantes son la abadía de Neumünster, ahora centro cultural, y el Museo de Historia Natural de Luxemburgo.

Chemin de la Corniche

Chemin de la Corniche
Este precioso paseo se denomina como el balcón más bonito de Europa. Éste bordea las murallas del siglo XVII y desde él se tienen unas vistas impresionantes del Grund y de las fortificaciones del Wenzelsmauer que se encuentra al otro lado del río.

Es un paseo peatonal que no te roba mucho tiempo a tu visita por la ciudad y con el que conseguirás tener unas fotos que te quitarán el hipo.

Casamatas del Bock

Casamatas del Bock
En el Montée Clausen se encontraba una infranqueable fortificación del conde Sigefroi, lugar donde mandó construir el castillo Lucilinburhuc en el 963, y alrededor del cual se levantaría la ciudad de Luxemburgo.
Cuando se accede a las Casamatas del Bock, nos encontramos con un gran laberinto de galerías y pasadizos de piedra excavados por los españoles entre el 1737 y 1746.
Durante siglos la fortaleza fue atacada y finalmente fue destruida en virtud del Tratado de Londres de de 1867 al final de la Guerra Austroprusiana,

Esta red de pasillos han tenido todo tipo de funciones: panaderías, mataderos o estancias para soldados. Durante los conflictos bélicos de la I y II Guerra Mundial refugiaron a 35.000 personas.

El precio de la entrada es de 6,50€ y te facilitan un folleto en el que te explican cada una de las estancias remarcadas. En la entrada encontramos diferentes paneles y material audiovisual en el que te explican qué era y para qué servia la construcción.
Si sufrís de claustrofobia no os recomendaríamos que realicéis el circuito completo porque hay puntos en el que se ha de bajar por escaleras de caracol muy estrechas que se adentran en la roca y conducen a pasillos muy estrechos sin aberturas al exterior.

Plaza de la Constitución

Plaza de la Constitución
En la Plaza de la Constitución encontramos varios miradores sobre los bastiones de Vauban. Las vistas desde ellos es maravillosa porque se puede divisar el valle hacia el río Petrusse con los parques y los jardines de telón de fondo.
En el centro de esta plaza encontramos una alta columna con la figura de una joven con una corona dorada en su cumbre. Este memorial es un recuerdo a todos aquellos luxemburgueses que perdieron la vida durante la I Guerra Mundial.

Catedral Notre Dame

Catedral de Notre Dame
La Catedral de Notre Dame, católica luxemburguesa, es la principal iglesia del país. La primera piedra de la catedral fue puesta en 1613 y en un origen pertenecía a la orden jesuita. Es de estilo gótico con toques renacentistas. En su interior alberga una pequeña escultura de la Virgen con el Niño, muy venerada por los locales, y las tumbas de la familia real en la cripta.

Palacio Real

Palacio Real
El Palacio Real se encuentra en una calle estrecha en el centro del barrio histórico de Luxemburgo. Su fachada torreada de 1573, uno de los iconos más fotografiados de la ciudad, ha sufrido diversas ampliaciones a lo largo de los siglos y actualmente podemos encontrar el despacho del Gran Duque y en una de las ampliaciones, de 1859, se creó el anexo donde se reúne el Parlamento.
Si se quiere visitar su interior se puede hacer sólo en verano y es conveniente reservar con antelación para asegurarte una plaza.

Plaza de Guillermo II y Plaza de Armas

Plaza de Guillermo II
La Plaza de Guillermo II se encuentra en el barrio de Ville Haute, muy cerca del Palacio Real. Coloquialmente los luxemburgueses la conocen como Knuedle, significa nudo y hace referencia a los nudos que llevaban en el cinturón, hecho de cuerda, de los monjes franciscanos.
En la parte suroeste de la plaza está dominada por el Ayuntamiento de la ciudad y al este encontramos la escultura ecuestre del ex Gran Duque, Guillermo II.

Plaza de Armas
La Plaza de Armas se encuentra, también, en el centro de Ville Haute y es un lugar que atrae a mucha gente pero sobretodo en la época estival.
En su origen era un patio de armas para las tropas que defendían la ciudad pero después del 1554 quedó arrasada durante el Gran Incendio buena parte de la ciudad, incluyendo la Plaza de Armas.
Se realizaron diferentes planes para diseñar una nueva plaza y se la confiaron al ingeniero militar neerlandés, Sebastián van Noyen.
En 1671 se volvió a reformar la plaza y esta vez el proyecto fue de Jean Charles de Landas que creó un espacio más pequeño en el mismo lugar que volvió a conocerse como Plaza de Armas ya que volvió a tener su uso original.
Para terminar durante el reinado de Luis XIV se pavimentó la plaza y se plantan limoneros alrededor de ella y es así como la conocemos hoy.

Ascensor panorámico

Ascensor Panorámico
Este moderno Ascensor Panorámico une el barrio de Pfaffenthal con el Parque Pescatore. Tiene una altura de 60m que salva el desnivel de los dos barrios. Es un ascensor gratuito que se ha convertido en un atractivo turístico. En la parte superior encontramos un pequeño mirador con suelo de cristal que se llena de turistas con sus cámaras fotográficas para captar cada uno de los detalles que se pueden ver desde su cúspide.

Fundación Pescatore

Fundación Pescatore
La Fundación Pescatore es una majestuosa residencia de ancianos que se encuentra en la Ville Haute. En el 1853 Jean Pierre Pescatore donó a la ciudad la cifra de medio millón de francos para que se construyera esta residencia que abrió sus puertas en el 1892.

Anilla verde

Uno de los parques de la Anilla Verde
Justo enfrente de la Fundación Pescatore encontramos tres parques no muy grandes pero súper bien cuidados con un montón de flores que son el pulmón verde de la ciudad. Pasear por ellos es una maravilla porque parece que no estés en la ciudad. Los tres espacios que configuran esta anilla verde están llenas de personas que pasean, hacen deporte o simplemente toman el sol.

Pont Adolphe

Pont Adolphe 
El Puente Adolphe cruza el río Petrusse y une la Avenida de la Libertad con el Bulevard Real. Tiene 17,2 metros de ancho, tiene 4 carriles para dirigir el trafico rodado y dos aceras para peatones.
Este elemento arquitectónico se ha convertido en el símbolo extraoficial de la independencia luxemburguesa y es una de las principales atracciones turísticas del país.
El puente fue construido entre 1900 y 1903 y fue diseñado por Paul Sejourné y Paul Rodange. Su nombre viene dado en honor al Gran Duque Adolfo de Luxembugo, que reinó entre 1890 y 1905, y fue el primer rey en tener sólo este título.

Spuerkeess

 Spuerkeess
Este es el Banco del Estado y lo encontramos en un precioso y espectacular edificio centenario que tiene una estructura en forma de castillo. En su interior, además, encontramos el Museo de la Banca que hace una retrospectiva a los 150 años de tradición e innovación en el mundo bancario.
Es uno de los edificios de la ciudad que más me gustó y me impresionó de Luxemburgo porque recuerda al típico castillo de cuento, como el de Rapunzel, con su alta torre de base circular.

Avenue de la Liberté

Avenue de a Liberté
La Avenida de la Libertad es una de las arterias principales de la ciudad. Pasear por ella es una delicia porque sus majestuosos edificios y su decoración floral la da un aire afrancesado que hace que pienses que estés paseando por París en lugar de Luxemburgo.

Gare Central

Gare Central
La Estación Central es el punto neurálgico ferroviario del país. Desde ella se puede viajar a diferentes ciudades europeas, y si se busca con tiempo se puede encontrar diferentes e interesantes ofertas.
Su exterior y su interior contrastan bastante ya que son de estilos artísticos bastante opuestos y eso es algo que hace que el edificio tenga un atractivo especial.


Como podéis ver hay mucho que hacer y ver en la ciudad de Luxemburgo. Si tenéis la oportunidad no la paséis por alto durante un viaje por el centro de Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...