jueves, 17 de noviembre de 2016

Día 12: Zagreb (2)

Iglesia de San Miguel - Glo Ribas - Croacia 2016

Domingo, 24 de julio del 2016

El día que nos esperaba por delante era para descubrir la capital de Croacia, Zagreb. Sinceramente no tenía ninguna imagen en mente de ella como podría ocurrirme con cualquier otra capital europea, así que por partes mejor porque seguro que, para bien o para mal, me sorprendería.

A continuación os detallamos el recorrido realizado por la ciudad para que podáis tener en mente que cosas se pueden ver y hacer en Zagreb.

Una vez levantados y con todo listo para empezar el día buscamos un lugar para ir a desayunar. Frente al hotel hay diferentes bares donde pensábamos que nos podríamos tomar un café con una pasta o algo parecido, pero eran puestos de Kebabs. Nos sentamos en uno y el chico nos comentó que nos podía hacer un bocadillo con pan de pita caliente y sin pensarlo mucho aceptamos.

Cuando terminamos devolvimos nuestro queridísimo bólido a Sixt. Casualmente la oficina de Sixt estaba en el mismo edificio de nuestro hotel. Tras comprobar que todo estuviera correcto, y de atendernos muy amablemente en castellano, nos despedimos de él... siempre da penita devolver el coche con el que has vivido un montón de aventuras pero sobretodo si éste ha ido perfectamente bien.

Después de todos los trámites nos pusimos rumbo al centro de la ciudad andando. El camino hasta allí se nos hizo bastante largo ya que aún y siendo temprano el calor empezaba a apretar. Al cabo de 30 minutos llegamos a la plaza Josip Jelacica donde se encuentra el punto de información. Allí pedimos un poco de información de la ciudad y unos mapas. Si vais a Zagreb os recomendamos que vayáis al punto de información y pedid el librito Zagreb paso a paso, es como una pequeña guía de la ciudad en la que tienes información muy detallada de cada punto de interés, tanto de la parte alta de la ciudad como de la parte baja.
Seguidamente nos sentamos en la plaza, donde hacían un festival de culturas del mundo con bailes típicos de cada país, a mirar la información que teníamos y plantear lo que haríamos. De esta manera decidimos que esa mañana la dedicaríamos a visitar la parte alta de la ciudad, siguiendo un recorrido recomendado en nuestra guía Lonely Planet.

Festival de Culturas del Mundo
La primera parada de nuestro recorrido fue la Plaza Josip Jelacic Esta plaza es el punto neurálgico de la ciudad. En el centro podemos ver una escultura ecuestre del Ban Josip Jelacic realizada por Anton Dominic Fernkorn que fue retirada en 1947 por el gobierno comunista de Yugoslavia porque acusó a Jelacic como traidor. En ese momento la plaza pasó a llamarse Plaza de la República.
La plaza fue reformada en el 1987 por las Universadas transformándola en un espacio peatonal. Pero no fue hasta los años 90, con la desintegración de Yugoslavia, que la escultura de Jelacic volviera a su lugar original ya que el papel histórico del Ban volvió a ser positivo para la sociedad. Fue en este momento cuando la plaza volvió a recuperar su nombre original.
En esta misma plaza encontramos la fuente Mandusevac. Debajo de ella se encuentra el manantial que subministró agua a la ciudad hasta finales del siglo XIX y de manera legendaria se relaciona el nombre de Zagreb con este manantial.

Escultura de Josip Jelacic
Fuente Mandusevac
El siguiente punto que visitamos es el mercado Dolac. Éste se encuentra al norte de la Plaza Josip Jelacic y se establece allí cada día desde 1930. En este mercado al aire libre se vende desde fruta y verdura, pasando por carne y objetos para el hogar, y es el que marca el límite entre la ciudad Alta y la Baja.

Mercado Dolac
Justo en un extremo de la plaza del mercado hay un callejón que conduce a una pequeña iglesia, Crva svete Marije Dolac es una iglesia parroquial del siglo XVIII donde anteriormente había una iglesia cisterciense del siglo XIII. Es una iglesia pequeñita de 3 naves, que nosotros la vimos a rebosar de gente porque hacían misa de domingo.

Entrada iglesia Crva svete Marije Dolac
Volvimos a cruzar el mercado Dolac para llegar a la Plaza Kaptol que está presidida por la Catedral de la Asunción de la Santísima Virgen María. Está catedral también es conocida como la Catedral de San Esteban. La estructura original es gótica pero ha sufrido varias remodelaciones. En 1880, después de un terremoto, la catedral sufrió graves daños y se empezó a rehabilitar a principios del siglo XX con estilo neogótico. La entrada es gratuita y es muy recomendable visitar su interior.
Nuestra primera visita estuvo "interrumpida" por la presencia de numerosos bailarines de diferentes partes del mundo ataviados con sus trajes tradicionales que participaban en el Festival de Culturas del Mundo así que no pudimos disfrutar como queríamos de su interior. Ésto nos llevó a pensar que si en algún otro momento teníamos algo de tiempo intentaríamos volverla a visitar.

Exterior de la catedral
Interior
Siguiendo la calle Kaptol se llega a la Iglesia de San Francisco. Esta iglesia franciscana es del siglo XVII pero tanto la iglesia como el monasterio ya existían en el siglo XIII y se dice que vivió San Francisco de Asís.

Iglesia de San Francisco
Para llegar a nuestro siguiente punto se tiene que cruzar la calle Tkalcicea y a lado del bar Melin, sabréis cuál es porque hay una gran pared con un mural pintado con los resultados de la Eurocopa (vale que esto es en el 2016 pero he visto por Google Street view, la imagen es antigua pero también habían resultados futbolísticos a la pared) hay un acceso que te lleva por la calle de atrás y te conduce a la calle Radiceva. La calle que queda por encima de ella es la calle Kamenita, en la que se encuentra la Puerta de Piedra. 
La Puerta de Piedra era el único acceso antiguo de la ciudad y ya existía en la Edad Media, pero fue en el siglo XVIII en que se le dotó de la forma como la conocemos ahora. El pasillo que hay en su interior alberga la capilla de la Madre de Dios alrededor de una pintura que sobrevivió por casualidad a un incendio en 1731, por este motivo este lugar es un punto de peregrinación.

Mural frente al callejón para subir hacia la puerta de piedra
Puerta de piedra
Capilla de la Madre de Dios
Siguiendo por la calle Kamenita encontramos la farmacia más antigua de Zagreb. Este establecimiento está abierto des de 1355 y el que fuera el bisnieto de Dante Aligheri figura en los registros como su farmacéutico en el año 1399. Actualmente sigue en funcionamiento.

Farmacia más antigua
Continuando calle arriba llegamos a un lugar precioso, la Plaza de San Marcos. En esta plaza encontramos a mano derecha el "Sabor", parlamento, y a mano izquierda el Banski Dvori, sede del gobierno croata y la Oficina del Primer Ministro. Presidiendo el centro de la plaza encontramos la Iglesia de San Marcos, la cual destaca por el colorido tejado de cerámica vidriada donde se representan los escudos de Croacia y de Dalmacia, incorporados en el siglo XIX. La iglesia es del siglo XIII y se conservan de esta época las tres naves con los pilares, por contra las bóvedas y el santuario son del siglo XIV.
Después de la caminata y del calor necesitábamos descansar un poco así que, cuando entramos en la iglesia de San Miguel para visitarla, nos encontramos con la increíble sorpresa de un concierto de órgano con una soprano. No es que la iglesia estuviera llena pero si que éramos unos cuantos que con la excusa de resguardarnos un poco del calor nos quedamos ensimismados con tal espectáculo.

Sabor
Iglesia de San Miguel
Interior de la iglesia de San Miguel
Banski Dvori
Nuestro recorrido siguió por la calle Cirilometodoska en la que hay el Museo de Arte Naïf. Nosotros sólo vimos su exterior ya que el museo que nos interesaba estaba a unos metros más allá, en esa misma calle.

Museo de Arte Naïf
El Museo que nos interesaba y el cual visitamos es el Museo de las Relaciones Rotas. Había escuchado hablar de él antes de realizar el viaje y no sabía como sería o si nos interesaría tanto a David como a mi. Al llegar a su puerta entramos, pagamos la entrada y dejamos los DNI y nos dejaron un librito en español con la traducción de todas las cartelas que hay al lado de cada uno de los objetos.
¿En qué consiste este museo? Pues este museo nació como una exposición temporal e itinerante en diferentes países del mundo en el que se pedía a sus visitantes que aportaran un objeto que tuviera que ver con una historia, de amor o de otro tipo, que se hubiera roto. También se pedía a los visitantes que dejaran un escrito con la historia que había detrás de aquel objeto. Cuando la exposición itinerante terminó en Zagreb se pensó que sería interesante tener estos objetos en un espacio museístico donde se pudieran contemplar.
Es un museo, como veis, totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados. Pensaba que no seria capaz de leerme las historias porque me resultarían pesadas, pero sorprendentemente nos enganchamos a cada objeto y a sus historias como si fuera una serie de televisión. Cuando me dí cuenta David iba por un lado y yo iba por otro y cuando terminamos de ver y leer todas las historias habían pasado 2h y media (y eso que es un museo pequeñito!!) En el museo veréis desde peluches, camisetas, trajes de novia, zapatos, un hacha, fotografías, una nota de suicidio... Sin duda éste es uno de esos lugares que no debéis pasar por alto en vuestra visita a Zagreb. Estoy segura que no os dejará indiferentes! Muy, muy, muy recomendable!

Museo de las Relaciones Rotas
Cartela explicativa del significado del museo
Algunas de las piezas expuestas 

Tras la visita, y muy cerca del museo, Hay la iglesia de Santa Catarina y justo a su lado hay el Gradec un mirador que te proporciona unas vistas increíbles de la ciudad, pero sobretodo de la plaza de Kaptol, el mercado Dolac y el Mirogoj.

Iglesia de Santa Catarina
Mirador
Para terminar nuestra ruta de la parte alta de la ciudad fuimos a ver la Torre Lotrscak, la única torre conservada de la fortaleza del siglo XIII. Recibió su nombre por la campana que hay en la parte superior que sonaba antes de que se cerraran las puertas municipales. Cada día, a las 12h, un cañonazo marca el mediodía. Se puede subir arriba pero nosotros estábamos exhaustos por el calor que hacía y del paseo que habíamos realizado, así que no ascendimos.

Torre Lotrscak
Frente a la torre se puede coger el funicular para bajar a la parte baja de la ciudad. Este funicular tiene 66m de vía y hace que sea uno de los funiculares más cortos del mundo. Se construyó en 1890 y está en funcionamiento desde 1893 con máquinas de vapor, en 1934 se substituyeron por energía eléctrica. El que vemos actualmente es el funicular original y por este motivo fue considerado monumento de la cultura y se le dio protección legal. Como no, no nos pudimos resistir en subirnos, a parte que nos iba perfecto para poder volver al inicio de nuestro paseo para buscar un sitio para ir a comer.

Funicular
Estación del funicular
Os dejamos el mapa de la ruta matinal:


Para comer decidimos ir a la calle Tkalciceva ya que como habíamos visto que era el lugar donde habían más restaurantes. Pensamos que seguro que encontraríamos un lugar donde comer. Pero antes de decidirnos por un lugar u otro estuvimos admirando la escultura de Marija Juric Zagorka, periodista y escritora croata que procedía de una familia de nobles y la cual escribía bajo el pseudónimo de Zagorka. Fue la primera periodista profesional en Croacia y una luchadora por la igualdad de las mujeres.

Marija Juric Zagorka
Al final comimos en un establecimiento frente la escultura de Marija Juric Zagorka llamado Circa, Tkalciceva 18, comimos de lujo y a muy buen precio. Sin duda os recomendamos este lugar para comer ya que además de la carta tienen platos del día que están buenísimos.

Cuando terminamos de comer decidimos que nos iríamos a descansar un rato al hotel. El calor que había hecho a lo largo de toda la mañana nos dejó exhaustos y necesitábamos descansar y recobrar fuerzas. Para volver miramos si había alguna combinación de tranvía y vimos que había uno que nos dejaba un poco más cerca del hotel así que sin dudarlo dos veces lo cogimos.

Después del descanso decidimos ir a visitar la ciudad baja. Nos planteamos hacerlo con calma así lo que no nos diera tiempo de ver, lo visitaríamos al día siguiente por la mañana.

Nuestro primer punto de visita fue la Trg Marulic. En esta plaza de encuentra el edificio del Archivo Estatal Croata. Este edificio fue la Biblioteca Nacional y Universitaria pero actualmente se utiliza para albergar el Archivo Estatal. Fue terminado en 1913 y para su construcción se utilizó material moderno como el cimiento armado, y una estructura de hierro. Un elemento decorativo que llama la atención son los 4 búhos que hay en cada lado de la cúpula principal. Personalmente me recordaron a los Búhos que hay, situados de la misma forma, en la fachada de la Biblioteca de Chicago.

Archivo Estatal Croata
Sabéis que nos fascinan las estaciones de tren y justo al lado de nuestro próximo lugar que visitamos allí estaba. La Estación General de Ferrocarril tiene un estilo arquitectónico historicista y fue proyectada por el ingeniero húngaro Ferenc Pfaff. Se construyó en 1892 y este edificio cierra un conjunto de plazas, que posterior a esta visita los conoceremos, en la zona oriental de la conocida "Herradura de Lenuci".
El interior del edificio no tiene nada destacable, incluso podríamos decir que no es demasiado agraciado, pero su exterior sí que es digno de ser visto.

Estación General de Ferrocarril
La primera de las plazas que visitaremos es la Plaza del Rey Tomislav. Lo que vemos primero, una vez salimos de la estación de ferrocarril, es la escultura del primer rey croata que defendió la Croacia continental de los ataques húngaros y unificó todas las regiones en un sólo país. Esta escultura es del artistas Franges Mihanovic, la creó en 1938 pero no se colocó en su logar hasta pasada la Segunda Guerra Mundial, en el 1947.

En esta misma plaza, pasada la Escultura del Rey Tomislav, encontramos el Pabellón de Arte. Éste fue construido durante la Exposición Milenaria en Budapest de 1896. Al tener un esqueleto metálico permitió que se pudiera desmontar en la capital húngara y fuera transportado en tren hasta la capital croata, donde se volvió a montar. Se inauguró en 1898 con una exposición de artistas contemporáneos y se consolidó este lugar como un centro de exposiciones, que aún funciona como tal.

La Plaza del Tomislav y el Pabellón de Arte
Andando hacia el norte nos encontramos con la Academia Croata de Ciencias y Arte que se encuentra en el palacio neorrenacentista que fue construido para esta función en 1880. En su interior se conservan las obras de arte de los antiguos maestros, siglo XV - XIX, que fueron coleccionadas por JJ Strossmayer, fundador de la academia. Justo al lado de este precioso edificio encontramos la Galería Moderna, un museo de arte croata donde se recogen obras de los siglos XIX y XX, en el que las pinturas y esculturas están colocados de manera cronológica.

Academia Croata de Ciencias y Arte
Y la última plaza de este extremo que encontramos es la llamada Plaza Zrinjevac que recibe este nombre por Nikola Subic Zrinski, ban croata que perdió la vida defendiendo la ciudad húngara de Szigetvar de la invasión turca. Esta preciosa plaza, flanqueada por plataneros, tiene en el centro un maravilloso pabellón en el que se ponen bandas de música a amenizar las tardes de verano. En esta misma plaza encontramos la primera fuente de Zagreb. Ésta se instaló después de la inauguración de las tuberías de la ciudad en 1878. Frente a esta fuente encontramos el Museo Arqueológico que está construido en estilo historicista. Era el antiguo Palacio Vranyczany-Hafner. Este museo tiene alrededor de 40.000 piezas de las 5 principales colecciones.
Desgraciadamente ninguno de estos museos que hemos citado en el tour de tarde los pudimos visitar ya que estaban cerrados. Los tendremos que dejar para una próxima ocasión.

Plaza Zrinjevac
Pabellón 
Primera fuente de Zagreb
Museo Arqueológico
Para terminar nuestro paseo nos dirigimos hasta la plaza del Mariscal Tito. En el centro de ella encontramos un precioso edificio de color mostaza que alberga el Teatro Nacional de Croacia. La arquitectura historicista del edificio, que imita las formas del estilo barroco, se pensó que eran las mejores para este edificio. Es un edificio que no deja indiferente a cualquiera que lo vea, personalmente me fascinó y estuve un buen rato admirándolo.

Teatro Nacional de Croacia
Frente al Teatro Nacional encontramos la Fuente de la Vida del escultor Ivan Mestrovic, de principios del siglo XX. Se considera una de las fuentes más bonitas tanto por su estructura, su solución de creación, su sencillez y su estilo impresionista. 

Fuente de la vida
Al otro lado de la plaza encontramos la universdad de Zagreb. En el momento que la visitamos había muy poca luz y no nos pudimos acercar a su entrada, así que pensamos que estaría bien verla al día siguiente a la luz del día.
Rodeando el Teatro Nacional encontramos el Museo de Arte y Artesanía. Es un impresionante edificio de 1880 en el que se conservan las piezas de la artesanía popular y de la clase burguesa. Junto a este precioso edificio encontramos, en contraposición, uno de los más modernos, la Escuela de Artesanía, su fachada de colores os dejará alucinando... simplemente es preciosa.

Universidad de Zagreb
Escuela de Artesanía
Museo de Arte y Artesanía
En la misma plaza del Mariscal Tito encontramos una espectacular Escultura de San Jorge. De todas las representaciones que he visto del caballero matando el dragón esta es una de las más sublimes que he visto. Su realismo hace que admires cada uno de los pequeños detalles que están creados en bronce. Esta escultura es del artista austríaco Anton Ferkorrn y se pensó para que estuviera en el Palacio de Viena en el 1853 pero fue comprada y traída a Zagreb. Fue en 1908 cuando se colocó en el lugar actual la versión en bronce (original hecha de zinc).

Escultura de San Jorge
Para terminar admiramos el exterior del Museo Mimara (aunque lo rebauticé con el nombre, y acento andaluz de "Mi arma"). Teníamos muy poca luz para poderlo ver así que, igual que la universidad decidimos pasar la mañana siguiente para poderlo disfrutar en todo su esplendor.

Museo Mimara

Terminada la ruta, y dejando ese par de cosas por ver al día siguiente, terminamos la visita por la ciudad. Nos merecíamos una cervecita fresquita y cenar alguna cosa. Sin dudarlo dos veces volvimos a la calle Tkalciceva y repetimos el lugar en el que comimos al mediodía. ¿Para qué dar vueltas si nos gustó el lugar?
Cenamos de maravilla pero de repente... empezó a caer un aguacero de aúpa. Rayos, truenos y una cortina de agua que no nos dejaba ver el otro lado de la calle, pero era normal porque tanto calor se tiene que transformar en una buena tormenta de verano. 
Cuando dejó de llover nos espabilamos a volver hacia el hotel. Como que había refrescado un poco preferimos ir dando un paseo.

Una vez en el hotel decidimos que al día siguiente nos despertaríamos más tarde porque ya lo teníamos todo hecho y nos tomaríamos el último día del viaje de relax.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...