domingo, 30 de octubre de 2016

Día 9: Parque Natural de Plitvice - Karlovac - Iglesias de madera - Cigoc

Plitvice Waterfalls - Glo Ribas - Croacia 2016
Jueves, 21 de julio 2016

Un día más seguimos descubriendo el país y otro día más fuimos a descubrir una de sus maravillas, el Parque Natural de Plitvice. Cuando terminamos la visita seguimos nuestro camino al interior del país visitando Karlovac, descubriendo pueblos y preciosas iglesias de madera para terminar en el paraíso de las cigüeñas, Cigoc.

Nos levantamos a las 6:30h para poder cerrar la maleta y desayunar algo. Una vez todo listo, y habiendo hecho el pago del alojamiento nos dirigimos hacia el Parque Natural de Plitvice Jezera. Nuestra intención era llegar en cuanto abrieran para evitar calor y, sobretodo, las aglomeraciones de gente.

Aparcamos el coche en el parking de la puerta 2 y fuimos a recoger las entradas. Al haber hablado con la gente del parque tuvimos que presentar el mail que nos mandaron a las taquillas con tal de poder recoger nuestras entradas. Una vez las tuvimos nos dirigimos a la salida del autobús del parque para poder elegir la ruta que más nos gustaba.

A continuación os dejamos la guía completa de la visita del parque que realizamos en un anterior post y os mostramos, en un vídeo, todo lo que pudimos ver y disfrutar a lo largo de nuestro paseo por el parque:

Cuando terminamos el recorrido fuimos a buscar el coche ya que decidimos no comer en Plitvice, los precios de la comida son bastante caros y está atestado de gente, así que continuamos nuestra ruta hasta el norte.
Lo que nos quedaba más cerca era Karlovac, a 2h en coche así que nos pusimos rumbo hacia allí. Después de toda la mañana andando Morfeo se apoderó  de mi en algún que otro momento del trayecto en coche, pero cuando abrí los ojos me encontré a mi derecha con una impresionante base militar, con dos tanques que presidian la entrada, y entrando a Karlovac, a mi izquierda, con aviones de guerra medio destrozados, tanques y demás armamento militar en una pequeña colina. Fue algo que me impactó bastante y no sabia como describírselo a David ya que no pudo prestarle demasiada atención ya que estaba conduciendo. 
Después del viaje y buscando por internet descubrimos que era el museo al aire libre de la guerra. Aquí os dejamos una imagen de nuestro amigo Héctor de Mi baúl de blogs y un enlace de su visita al museo por si estáis interesados en ello.

Resultado de imagen de guerra karlovac
FOTO DE WWW.MIBAULDEBLOGS.COM
Llegamos a Karlovac y nos sorprendió bastante la ciudad. Por las fotos que habíamos visto por internet tenía pinta de ser una ciudad bonita con algún que otro rinconcito, pero estando allí en persona vimos que no era así. No es que sea una ciudad fea sino que no era lo que nosotros esperábamos. En las paredes de las casas aún se puede ver el paso de la guerra con algún que otro agujero de metralla, e incluso nos encontramos con edificios pendientes de ser derrumbados y protegidos para que no se acerquen las personas por el peligro que suponen.
Eran sobre las 15h y el pueblo estaba desierto. Por suerte encontramos un bar restaurante en el que comimos una hamburguesa, que por cierto era gigante y no nos la pudimos terminar. Al acabar dimos un pequeño paseo y fuimos en busca del coche porque el calor era bastante insoportable.

Detalle de una fachada de un edificio que está apunto de demolerse, con restos de metralla
Plaza central de Karlovac
A continuación nuestra misión era encontrar diversas iglesias y pueblos construidos en madera. Todas estas iglesias y pueblos se encuentran al sur de Zageb y son realmente curiosos de ver. Antes de llegar a ellos nuestra amiga Carmen, GPS, nos metió por una carretera que se suponía que era principal pero toda ella estaba formada por tierra, graba y baches... como no, pensábamos que nos quedaríamos clavados porque las condiciones no eran demasiado buenas. Tras unos 6km volvimos a encontrar una carretera asfaltada.
Os recomendamos encarecidamente visitar esta zona de Croacia ya que se encuentra desierta de turistas y los pueblos y las iglesias son preciosas. Eso sí debéis ir con cuidado porque no a todos los lugareños les mola ver a turistas. En la última de las iglesias que visitamos por fuera (todas ellas están cerradas o hay que llamar por teléfono para visitarlas) dejamos el coche al lado de la carretera. Al volver vimos a uno de los vecinos mirándonos por detrás de los setos de su casa y al ver que lo veíamos salió de dentro y venía a paso ligero hacia nosotros. Por suerte dimos la vuelta al coche rápido y nos largamos del lugar antes de no tener ningún percance.

Wooden chapel of the Most Holy Trinity, Dvoranci

Wooden chapel of the Holy Spirit, Lucelnica


Wooden chapel of Saint George, Lijeri Stefanki


Wooden chapel of the Holy Trinity, Gladovec Pokupski

Al acabar la aventura de las iglesias de madera nos pusimos camino a nuestra última parada, que era el pueblo de nuestro alojamiento, Cigoc. La zona de Cigoc es un parque natural lleno de humedales y es el lugar donde las cigüeñas pasan los meses de verano.
Tras dos horas y media llegamos a Cigoc. Sólo entrar con el coche nos encantó ver como las cigüeñas campaban a sus anchas por los tejados de las casas y por los postes habilitados para ellas. Nos sorprendió un montón ver tal cantidad de estas aves. Personalmente no las había visto nunca de tan cerca y me enamoraron.
Nuestro alojamiento se encontraba al final de la carretera principal del pueblo. Al llegar a él vimos que era como una especie de granja en forma de U. El edificio de la derecha era el alojamiento de la familia que regentaba el negocio, la parte frontal era la dedicada a la granja y a la izquierda el apartamento que alquilamos y las otras habitaciones que alquilaban. La chica nos recibió con los brazos abiertos y nos dijo que su inglés no era muy bueno así que medio hablábamos en inglés y mitad en signos. Nos mostró el alojamiento y nos gustó mucho ya que todo era de madera y tenia un encanto especial. Fue una noche que desconectamos totalmente ya que no teníamos ni internet ni tele ni nada... así que nos relajamos por completo.

El apartamento por fuera, estábamos en la planta baja

La entrada a la casa
Zona de la granja con las cigüeñas
Entrada
Zona de la cocina
Habitación
Preguntamos si había algún sitio para cenar cerca. La chica nos comentó que había un restaurante pero teníamos que ir pronto. Pero David recordaba que habíamos visto un supermercado de camino al alojamiento, así que fuimos a él a comprar algo de embutido, pan, sandía y algo para desayunar al día siguiente.

Al volver al alojamiento cenamos y nos liamos a matar/echar a los mosquitos y cerramos completamente las ventanas. Al estar muy cerca del río estos bichos están en el paraíso, así que para evitar más picadas cerramos todo. Aprovechamos para hacer la colada de varias camisetas y pantalones a ver si con suerte se secaban por la noche, aunque no las teníamos todas con nosotros. Llegados a este punto estudiamos lo que podríamos hacer al día siguiente y descansamos... que buena falta nos hacía.

En el próximo post os contaremos lo que vimos por la zona norte del país, una zona totalmente diferente a la que encontramos por el sur, tanto por lo que hace al estilo de las ciudades como por el volumen de turistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...