lunes, 12 de octubre de 2015

Día 5: Chicago - New York: MOMA y Times Square

Welcome to NYC! - Glo Ribas - New York 2015

Viernes, 24 de julio 2015

Llegó el día de decir adiós a la Ciudad del Viento y trasladarnos a la Gran Manzana. Sería un día de aeropuertos, primeras impresiones, para Maria, y reencuentros con la que es, para mi, la mejor ciudad del mundo, la ciudad que nunca duerme.

A continuación os cuento como fue nuestra primera tarde en New York que como ya leeréis fue bastante intensa, ¿no os lo creéis? ¡Seguir leyendo!
Este día empezó un poco antes de los días anteriores. Desayunamos en la habitación e hicimos el check out del hotel. Seguidamente fuimos a buscar el metro para ir al O'hare Airport.

Tan sólo llegar empezamos a dar vueltas porque no encontrábamos donde embarcar las maletas. Al final encontramos los mostradores y nuestra sorpresa fue qué, en United Airlines, tienes que hacerte tu el Check-In. Siempre hay personal de la compañía que te puede ayudar, no es muy complicado, pero choca bastante eso de pegar las etiquetas en la maleta e imprimirte el billete.
Pasamos los controles de seguridad sin ningún tipo de problemas y dimos un paseo por la terminal. ¡¡Por cierto!! Si vais a O'hare... ¡¡No os podéis perder los lavabos!! Cuando entras ves que la taza tiene una funda de plástico que cubre la taza y con un simple movimiento se renueva sola y se dispara sola la cisterna. ¡Nos quedamos alucinando al verlo! Después de pasear y comer algo nos dirigimos a la puerta de embarque.

¡¡Vamos que nos vamos!!
El vuelo duró unas dos horas y fue totalmente normal, sin sobresaltos ni sorpresas. Llegamos al aeropuerto de Newark, New Jersey, al mediodía sobre las tres menos cuarto. Después de recoger las maletas fuimos a buscar el tren que nos llevaría hasta Penn Station. Hay varias opciones para llegar a Manhattan y haciendo números la que nos salía mejor de precio era el Air Train 12.50$ cada uno (mi hermana pagó como niño que era un precio más reducido)

Llegamos a Penn Station sobre las 18h, hora punta de la salida de los ejecutivos del trabajo, y nos trasladamos andando a nuestro hotel. Hasta que llegamos fue bastante agobiante. Todo el mundo iba hacia Penn Station y nosotros en dirección contraria así que no os podéis imaginar como es intentar  andar ante tal riada de gente, con nuestras maletas, y controlando no saltarnos la calle.

El Hotel estaba situado en el Midtown West, en la calle 36 entre la 9a y 10a avenida. No estábamos demasiado lejos andando ni del metro ni de algunas atracciones turísticas y lo mejor de todo es que era una zona tranquila, porque aun y estar en el centro no estaba atestado de turistas.
El hotel era el Quality Inn Midtown West, era un hotel normalito con personal muy amable y unas habitaciones bastante amplias y cómodas, exactamente iguales que las que se ven en la web. Además en el precio nos entraba el desayuno, era muy básico, cosa que no es muy normal en los hoteles de NYC y esto nos fue de fábula para no perder tiempo en buscar donde comer y, como no, nos ahorramos bastantes dólares cada día.
Así que, una vez hicimos el check in, subimos a la planta 13 donde teníamos nuestra habitación, dejamos las maletas y nos fuimos corriendo porque teníamos una cita programada.

Habitación
Baño
Salimos del hotel algo ligeros y llegamos a Times Square. Maria literalmente flipó porque, después de verlo tantas veces por la televisión y en el cine, ahora era ella quien lo veía con sus propios ojos. Como que no habíamos comido nada, decidimos zamparnos un Hot Dog en pleno Times Square ya que era algo rápido y típico.

¡Al rico Hot Dog americano!
A continuación fuimos hasta la 5a avenida hasta llegar al MoMA. ¿Por qué teníamos tanta prisa para llegar al museo? Pues muy sencillo. Resulta que los viernes de 16h a 20h el museo es gratuito así que nos cuadraba perfectamente en nuestros planes y además nos ahorrábamos 25$ por cabeza que es lo que vale la entrada.
Antes de emprender un viaje a NYC, si os interesa visitar algún museo, consultar si los museos que os interesan tienen un día de entrada libre o bien si podéis pagar a modo de donación (esto os lo contaré en el post que os cuente nuestra visita al MET) ya que os podéis ahorrar bastante dinero.

Cuando entramos en el MOMA alucinamos como las trabajadoras repartían la entrada simbólica por 0$ a todos los que entraban. Luego nos tocó hacer bastantes minutos de cola para dejar nuestras pertenencias pero era la forma más cómoda de visitarlo. Una vez las dejamos en conserjería nos hicimos con un mapa del museo y visitamos sus salas.
En lugar de seleccionar que ver y que no ver, subimos con el ascensor hasta la última planta y a modo de paseo las íbamos recorriendo una a una. En comparación de la otra vez que estuvimos vimos muchísima más parte del fondo del museo, sólo nos faltó por ver las plantas dedicadas a cine y fotografía pero bueno... así ya tengo otra excusa para volver a New York.

Monet
Warhol
Toulouse Lautrec
Wharhol
Warhol
Hall del MOMA
Al salir del museo nos fuimos hacia Times Square. Una vez allí nos sentamos en las escaleras de TKTS y como no observamos como la gente paseaba, se hacía fotos, alucinaban con la ciudad... Después de descansar unos minutos fuimos a visitar algunas de las tiendas más características de esta zona: M&M, Disney Store y Toys R Us. Por unos momentos nos volvimos como niños y alucinamos con todo lo que ofrece cada una de estas tiendas... no puedes visitar New York y no entrar en ellas...

En M&M hay montañas y montañas de chocolate
Maria en la planta superior de la tienda
En la Disney Store... ¡¡Qué nos gusta el mundo Frozen!!!
La noria de Toys R Us
La decoración de la tienda es simplemente espectacular
EL Chrysler hecho a escala con piezas de Lego
¡¡¡¡Miniiiiiiooooons!!!!
Frente a la casa de Barbie me encontré con Tristeza :(
Tras salir de las tiendas nos fuimos a cenar a un Dely. Este se encontraba en la 8a Avenida, justo enfrente de uno de los hoteles que estuvimos alojados en nuestro primer viaje, el hotel ahora se llama Row Hotel y anteriormente era conocido como el Milford Plaza.
Maria comió una hamburguesa del pequeño puesto de Nathan's que hay dentro del Dely y David y yo un trozo de pizza de pollo rebozado... ¡simplemente deliciosa!

Al terminar volvimos al hotel. Estábamos cansados y queríamos descansar bien para poder recorrer la zona prevista a visitar el día siguiente. ¿Queréis saber que visitamos nuestro segundo día en la Gran Manzana? ¡Pues no te puedes perder el próximo post!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...