jueves, 5 de febrero de 2015

Día 13: Ámsterdam (Van Gogh Museum – Bajo la misma estrella – Rijksmseum – Casa Natal Rembrandt – Plantage – Muelles del Este – Biblioteca Central)

El Templo del Saber, Glo Ribas, Ámsterdam 2014
Lunes, 18 de agosto 2014

Llega un día lleno de cambios... en casa planteamos este día y el siguiente de una manera muy distinta pero por las inclemencias del tiempo tuvimos que cambiarlo a la fuerza... Así que el día que a continuación os relataré será un día totalmente cultural ya que nos lo pasamos casi, casi en tero dentro de los museos. ¡Como os podéis imaginar disfruté como una enana! ¡A continuación os lo cuento con todo tipo de detalle! 

Nos despertamos temprano y como de costumbre miramos por la ventana y la aplicación del tiempo en el móvil y vimos que tendríamos un día lluvioso. No le hicimos mucho caso porque pensamos que, como siempre pasa, no sería tan fiable. Así que, cogimos todos los trastos para pasar el día fuera del hostel, bajamos al bar a desayunar porque se nos terminaron nuestras previsiones de comida y decidimos que a partir de este día, ya que nos quedaban pocos de viaje, lo haríamos de esta forma porque para desayunar un croissant no nos sablearían la vida.

Después de comer algo fuimos a la parada del tranvía para dirigirnos hasta el Museo Van Gogh. Este día estrenábamos la IAmsterdamCard, que la compramos el día anterior en la Central Station, de 48h (creo recordar que ya os conté que en esta tarjeta entran un montón de atracciones turísticas y todo el transporte público durante el periodo de la tarjeta des de la hora que picas el billete)

Llegamos a primera hora de la mañana al Museo Van Gogh y empezaba a llover fuerte. Vimos que había una cola de mil demonios y en teoría con la IAmsterdamCard teníamos entrada directa sin hacer cola. Preguntamos a una muchacha que estaba gestionando las colas con una cara muy “simpática” y nos dijo que pasáramos por el 3r carril y podríamos entrar y… ¡sorpresa! ¡Entramos directas sin tener que esperar ni un segundo!

Dejamos las mochilas, paraguas y chaquetas en el guardarropa y nos dirigimos a conocer el museo. Antes de nada comentaros que en las salas no se pueden hacer fotos de las obras, como se puede hacer en otros museos, así que en este post no os mostraré fotos de ellas pero si de los espacios comunes como los pasillos distribuidores de las plantas. 

Es un museo organizado de manera cronografica, así que en la Planta Baja encontraréis obras de los principios de Van Gogh y de sus influencias, en el 1º piso obras de su etapa de plenitud y en la última planta su etapa final y un pequeño recuerdo a su muerte y su lugar de enterramiento.

No es un museo demasiado grande y su distribución, personalmente es perfecto. Puedes hacerte una idea de la figura del pintor muy buena tanto a nivel personal como profesional. Como ya he contado en la sección “Templos del Arte” soy propensa a derramar alguna que otra lagrimilla en los museos y en este no fue menos… ya en el Planta Baja al ver su paleta y sus tubos de pintura me entro un nosequé que me dio por llorar y luego, como no, enfrente de algunas de sus obras también me emocioné. Si vais a Ámsterdam y no tenéis demasiado tiempo para visitar museos yo os recomendaría al 100% este, seguro que os gustará.

Reproducciones gigantes en los pasillos donde te puedes hacer fotos
Vista de la planta baja y primera planta
Vista de la última planta
Al salir del museo nos acercamos a una localización cinematográfica y novelística.
Mi hermana me encargó que fuera que ir a la calle Voldenstraat 158 y el por qué es muy sencillo. Este verano uno de los libros que se leyó fue el famosísimo Bajo la Misma Estrella de John Green y se enamoró de la historia de los dos adolescentes hasta el punto de arrastrarme al cine a ver la peli. Esta localización aparece tanto en el libro como en el film y es la casa del escritor del libro que los dos jóvenes son fans. De camino allí nos cayó una tremenda tromba de agua que se nos caló en los pantalones y en los pies. Así que mi hermana ya puede valorar la foto como nada porque otro, con los contratiempos meteorológicos, no hubiera ido expresamente... ¡lo que se hace por una hermana pequeña!

Placa de la calle
Vista de la calle
Casa que aparece en el libro y en la peli
En teoría, llegadas a este punto, teníamos que hacer algún que otro circuito por la ciudad pero viendo el percal decidimos concentrar todos los museos previstos por ver en el día de hoy. Así que seguidamente nos dirigimos al Rijksmuseum

Vimos enfrente de las letras I Amsterdam una cola tremenda de gente. Le comenté a Mireia que lo más seguro, por lo que escuché en gente que estaba al principio de la cola, que vendían las entradas combinadas para los dos museos con día y hora y que lo más seguros que allí no tuviéramos que comparar las entradas para ver solo el Rijksmuseum. Pero Mireia no estaba segura que fuera así, ya que no se veía cola en el edificio del museo, y nos quedamos en la cola que había en la plaza porque dudábamos qué hacer. 
Volvió a caer otro buen chaparrón y nos terminamos de mojar, y eso que íbamos con paraguas, y cuando nos tocó la chica de la ventanilla nos dijo que para ver sólo el Rijksmuseum en ese mismo momento teníamos que hacer cola bajo el pasillo que cruza el edificio del museo. 
Así que, después de 1h de cola, nos tocó volver hacer cola en el sitio donde nos indicó la chica… por suerte fue rápido.

I Amsterdam en Museumplein
Llovía un poco como podéis ver
Pasillo que cruza el Rijksmuseum
Una vez entramos en el vestíbulo nos encontramos con otra cola… la de la calle era porque van regulando la entrada de visitantes para que no se forme barullo en la puerta. Así que a bajo Mireia se fue hacer cola para dejar abrigos y mochilas y yo me quedé en la de las entradas. Dio tiempo a dejar los trastos en el guardarropa y venir donde estaba yo. Pero esta cola fue bastante rápida, unos 10 minutos ya que hay muchas personas en los mostradores vendiendo las entradas.

Una vez las tuvimos seleccionamos que ver ya que ver el museo entero en una mañana o una tarde es imposible. Nos decidimos a ver toda la parte inferior que estaba dedicada al arte medieval hasta el barroco, del siglo XII al siglo XVII.

Vista general de la sala
Detalle de un báculo
Hojas de un díptico de marfil
Detalle de un ajedrez tallado en madera
A continuación subimos a la segunda planta donde se encuentra la Galería de Honor donde se pueden encontrar las obras más importantes del Museo. La joya de la corona, como no, es la Ronda de Noche de Rembandt. costó un montón poder admirarla con tranquilidad porque había un gran numero de turistas delante de ella para inmortalizarla y observando cada detalle. En la sala en pasillo de enfrente de la sala donde podemos ver la Ronda de Noche, encontramos grandes joyas del arte flamenco principalmente del maestro Vermeer. Fue genial poder verlas en directo después de haberlas visto tantas veces en libros. Seguimos la visita viendo otras obras de la segunda planta entre ellas la porcelana de Delft.

La Ronda de Noche, Rembrandt 
Vista de la galería
La lechera, Vermeer
Callejon de Delft, Vermeer
Ceramica de Delft
Autorretrato de Rembrandt
Antes de dejar la planta volvimos a pasar por delante de la Ronda de noche  y pudimos verla en directo por última vez. Para terminar la visita visitamos la primera planta donde admiramos la Batalla de Waterloo y algún que otro Van Gogh.

Batalla de Waterloo
Autoretrato de Van Gogh
La verdad es que, aun y habiendo seleccionado, llegamos un punto que estábamos agotadas y muertas de hambre, así que que, al haber visto lo más importante, decidimos dar por concluida la visita del museo. Si alguna vez vuelvo a Ámsterdam volveré al Rijksmuseum y le dedicaré otro buen rato.

Como que ya era tarde decidimos comer alguna cosa en el restaurante del museo. Eran las 16h y si nos liábamos a buscar algún sitio para comer lo tendríamos complicado. Nos decantamos por un sandwich de pastrami que estaba riquísimo.

Sandwich de pastrami
Siguiendo nuestro día cultural nos dirigimos a la Casa de Rembrandt. Llegamos justitas de tiempo porque a las 18h cierra sus puertas así que en media horita visitamos la casa, que por cierto da tiempo de sobras.
Nos encantó la casa museo porque se respira el ambiente de la época y parece que el mismo pintor aparezca por una de sus estancias con los pinceles en la mano buscando la inspiración. No se si era por la hora a la que fuimos pero no había demasiada gente visitándolo así que el encanto fue el doble.

Cocina
Cama del pintor
Estudio de Rembrandt
Recipientes con los pigmentos naturales para formar las pinturas
Sala donde guardaba todos los objetos que le servían de modelos
Pequeña sala de exposiciones con grabados de Rembrandt
Sala donde se hacen talleres para niños
Placa que se encuentra en la suelo de la puerta de entrada de la casa museo
Como que terminamos a las 18h la visita en la Casa Natal de Rembrandt decidimos hacer un paseo por la zona del Plantage.
Antes de llegar al Plantage vimos la Sinagoga Portugesa-Israelí datada de 1675 y, en su momento, fue la sinagoga más grande de Europa.

Y paseando paseando llegamos al Plantage. Primero nos encontramos con el Hortus Botanicus y justo al otro lado del canal nos encontramos con el barrio del Plantage. Esta zona fue un parque recreativo durante el siglo XVIII y los urbanitas recuperaron este territorio para sacar un mayor partido al comercio exterior del país pero en 1682 esta idea no cuajó y se convirtió en una zona ajardinada. Fue en el siglo XIX cuando se recuperó la zona y se crearon los edificios, que son los que vemos hoy en día, y se transformó en un distrito de ocio. Es una zona muy tranquila y muy apropiada para dar un paseo tranquilo y relajado admirando la arquitectura del lugar.

Vista general del Plantage
Canal que cruza por el barrio
Detalle de los edificios
Dejamos el Plantage y nos dirigimos a los muelles del este. En esta zona podemos ver diferentes edificios dedicados al mundo marino. Es una zona muy chula para pasear, sobretodo si hace buen tiempo porque si pilláis lluvia y viento, como nos paso a nosotras, es un poco molesto ya que la humedad de la zona es bastante alta.

Museo NEMO
Molino de Ámsterdam
Museo marítimo y un carabela anclada al lado del museo 
Vista del canal con los diferentes museos
ARCAM Ámsterdam
Barcos anclados en el museo del muelle de Ámsterdam
Placa del museo del muelle de Ámsterdam
Finalmente acabamos el paseo visitando la biblioteca central de Ámsterdam. Como ya sabéis me encanta visitar universidades y bibliotecas y ya sabéis que me encantan estos centros del saber.
La biblioteca central del Ámsterdam creo que tiene que ser un sitio de visita obligada de la ciudad no solo por todos lo que hay en ella sino por que es un lugar precioso. Yo me imaginaba la típica biblioteca antigua pero es ¡todo lo contrario! Es un edificio de muy moderno, de seis plantas, con unos recursos tecnológicos muy modernos y con un fondo bibliográfico excelente. Os dejo unas fotos para que podáis comprobarlo por vosotros mismos.

Puente que cruza la zona de los muelles y lleva a la Bibliotea
Exterior de la Biblioteca Central
Hall de la entrada
Vista de la sala de consulta
Zona multimedia, DVD y CD
Espacio de busqueda
Planta dedicada a Arte
Espacio de cine
Ordenador de consulta del catalogo de la Biblioteca
Para terminar el día decidimos ir camino a la estación central a buscar algo de cena para llevárnosla para el hostel y cenar allí, así teníamos más rato para descansar. Así que, como que en todos los viajes se tiene que pisar alguna vez, fuimos a buscar comida en el McDonals ya buscar el tranvía y a descansar.

En el próximo post os contare lo que hicimos en el penúltimo día del viaje. La aventura se termina pero ya veréis que será... ¡un final espectacular!

8 comentarios:

  1. Ves? este día es muy "TU" y poco "yo" xD jajaja ya sabes que tiramos hacia otras temáticas ;) pero no dudo que tu lo pasaste en grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí! Es un día muy Glo pero aun y así terminé algo saturada en el Rijksmuseum! Lo guay es eso, la diversidad pq así nos vamos retroalimentando entre todos!
      Kisses!

      Eliminar
    2. Claro!! jeje cuanta mas variedad mas puede elegir uno entre sus gustos ^_^

      Eliminar
  2. Hola!
    Qué recuerdos me trae esta entrada de cuando estuve en Amsterdam! Visité también el museo Van Gogh, nos pasamos una mañana entera allí y no bastó para verlo. Pero al ser una excursión con el cole solo estuvimos un día y ni de lejos bastó para disfrutar bien de esta ciudad. Me ha parecido super curiosa la casa de Rembrandt, me la apunto, el hombre dormía en un armario hahaha, me he reído como una tonta con la foto xD. El Rijksmuseum también me lo apunto :).

    Saludos viajeros!

    BLOG: UNA ESTUDIANTE NÓMADA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La casa de Rembrandt es una perita en dulce! Y sí el hombre dormia en un armario, tenia varias casa en toda la casa y todas del mismo tipo, pero lo más gracioso de esta es que estaba en la cocina imagino porque de esta manera pasaba menos frío.
      Muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Aunque he estado en Amsterdam no puedo decir que lo conozco.siempre he ido por trabajo y solo he podido emplear unas horas sueltas por la noche, cuando ya casi todo está cerrado. Casi todo. ... Bueno, que tengo que hacer una visita a ese Van Gogh.

    Saludos,
    GranPumuki
    Mis relatos en http://blogdeviajesdepumuki.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Qué recuerdos de Amsterdam, la única ciudad que conozco de Holanda. El Rijksmuseum no me gustó demasiado, la verdad es que Rembrandt y sus claroscuros barrocos nunca han sido santo de mi devoción. En cambio disfruté muchísimo en el de Van Gogh, con sus pinceladas mágicas y sus colores, es mi debilidad ;) un abrazo de la cosmopolilla.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Amsterdam, es una gran ciudad pero con encanto de pequeña población en muchas calles y rincones. Me parece que tú y yo, Glo tenemos muchas cosas en común. Este día es muy Glo y también muy Ida y Vuelta.

    Gracias por contarlo.

    Cristina.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...