sábado, 10 de enero de 2015

Día 9: Ruta 7: Deventer, Zwolle, Orvelte, Groningen

Regreso al pasado - Glo Ribas - Orvelte 2014

Jueves 14 de agosto del 2014.

En esta jornada nos desplazamos hacia el norte. Normalmente esta zona es la más desconocida ya que muchos viajeros desestiman ir porque es una zona poco conocida y de la que hay poca información. De lo poco que leímos nos convenció y decidimos que teníamos que ir. Para llegar pasamos por el centro del país haciendo las paradas que a continuación os contaré. ¡No os lo perdáis porque os va a gustar!
Como ya era habitual en el viaje desayunamos en la habitación del hotel con nuestras fantásticas provisiones y una vez con el estomago lleno realizamos el check out y pusimos rumbo a Deventer.
Deventer es un publecito no demasiado grande con muchísimo encanto. En las guías no nos decían mucho sobre la ciudad así que decidimos dar un paseo por la localidad. Primero visitamos el exterior de la iglesia Grote Kerkhof.

Vista lateral de la Grote Kerkhof

Detalle del campanario
Seguidamente dimos un paseo por las callejuelas del pueblo. Estas calles las tenían decoradas de una manera muy, muy curiosa y original ya que hay diferentes paraguas de colores colgados en medio de la calle y de punta a punta de los edificios, daba un toque de color precioso a la ciudad.

Decoración de las calles de Daventer
Para terminar la visita de Deventer nos dirigimos a la Waag que se encuentra en la plaza central del pueblo llamada Brink que además es el corazón comercial de la ciudad. 
La Waag de Dventer fecha del año 1528. Es un antiguo edificio que se encuentra en el centro de la plaza y que recientemente fue restaurada. En su interior alberga un pequeño museo donde se encuentran diferentes objetos históricos y entre ellos la bicicleta más antigua de los Países Bajos. Nosotras por falta de tiempo no pudimos visitarlo. 

En la Brink y al fondo la Waag
En el lado opuesto de la Waag hay una fuente con una escultura dedicada a la reina Wilhemina. Como que en todos sitios, de una forma u otra, nos topábamos esta figura histórica la adoptamos como una compañera más de viaje y decidimos hacernos una foto con ella. Antes de hacernos la foto fuimos muy amables en hacer una foto, muy bien hecha, a una pareja de turistas y cuando vimos la foto que nos hicieron ellas… juzgar vosotros mismos…

Aquí podéis ver la fuente entera...


Y aquí la "fantástica" foto que nos hicieron las señoras... ¿no me digáis que no se ve bien la fuente?
Terminada la visita fuimos a buscar el coche y nos dirigimos a Zwolle. Las guías no nos decían gran cosa sobre el lugar pero como que le dedicaba un espacio decidimos parar. 

Principalmente visitamos las dos iglesias principales de la ciudad ya que, al ser de nuevos fiestas, todo el centro de la ciudad estaba invadido por feria con diferentes atracciones. Por un momento pensamos que nos perseguía porque en la gran mayoría de ciudad que visitábamos nos encontrábamos con la invasión de las casetas de feria.

La primera iglesia que visitamos fue la Grote Kerk o St. Michaëlskerk. Es una iglesia bastante austera en decoración y muy grande en dimensiones. Recorrimos la nave central admirando los diferentes elementos arquitectónicos y el magnífico órgano. Para terminar la visita subimos a una sala anexa, situada detrás del órgano, a la que se accedía después de subir unas escaleras. En ella vimos diferentes pinturas y representaciones pictóricas de la iglesia.

Exterior

Cristalera que ilumina las naves

Púlpito

Órgano

Vista de la nave 

Sala anexa

Representación gráfica de la iglesia
La siguiente parada fue la visita a la iglesia Onze Lieve Vrouwetoren. Al contrario de ST. Michaëlskerk ésta muchísimo más pequeña y bastante decorada. Todo lo “indiferentes” que nos dejó la anterior iglesia está nos enamoró a simple vista. La nave central estaba decorada con unas cintas, amarillas y blancas, que colgaban del centro de la nave central y se anclaban en las paredes de ésta. Además la iglesia estaba toda decorada con flores ya que al día siguiente era Santa María. La zona del presbiterio y el ábside era también muy bonita ya que en las paredes se encontraban pintados diferentes ciclos iconográficos muy coloridos. Si visitáis Zwolle guardar 5 minutos para visitar esta iglesia.

Exterior

Representación gráfica de la iglesia

Nave central y detalle de la decoración

Brazo derecho del presbiterio

Crucero y abside
 
Decoración de las bóvedas del crucero

Órgano

Después de la visita a los dos principales puntos de interés de la ciudad fuimos a comer. Nos decidimos por un establecimiento llamado Vitos. Era un local que hacían comida italiana, nosotras nos decantamos por unos bocadillos de pan de Foccacia. Nos sorprendieron muchísimo porque eran muy grandes y estaban deliciosos.

Al finalizar la comida decidimos que, antes de llegar a Groningen, visitaríamos Orvelte que se encuentra a pocos kilómetros de nuestro destino final del día. Pensábamos que iríamos más apretadas de tiempo pero finalmente nos dimos cuenta que podríamos aprovechar bastante la tarde.

En pocos minutos nos plantamos en Orvelte. Leyendo la información de las guías nos picó la curiosidad leer que es un poblado flamenco que se mantiene igual que en el siglo XIX y que, por ley, no se puede modificar nada de la estructura de sus casas y sus calles.

En la entrada del pueblo se encuentra el parking. Al salir se paga en la misma máquina de la barrera de salida, creo que eran unos 3€, ya que está prohibida la entrada de vehículos en su interior. Justo enfrente del parking se encuentran diferentes coches de caballos que puedes alquilar sus servicios para que te den un paseo por el poblado.

Es un pueblo muy, muy pequeño. Las casas tienen la parte inferior construida de madera y el tejado está hecho con paja. El interior de las cabañas, la gran mayoría, son tiendas de productos holandeses, juguetes, cafeterías… Las calles se organizan de manera radial des de una plaza/ espacio central y cada una tiene un nombre relacionado con el edificio principal que se encontraba en la época.

Pasear por sus calles es como teletransportarte en el tiempo. Parece que, de golpe y porrazo, tengan que aparecer los habitantes del poblado con sus ropajes del siglo XIX y verlos realizar sus actividades diarias. No dudéis en parar y disfrutar de él.

Una de las primeras casas que encuentras en la entrada del pueblo

Detalle de los postes informativos

Mapa de Orvelte

Uno de los comercios del poblado

Vista de las antiguas casas

Detalle de los materiales constructivos de las casas

Detalle de una de las calles de Orvelte
Como que Orvelte se ve en poco rato nos pusimos en dirección Groningen antes de lo imaginado. Siguiendo las indicaciones del GPS llegamos a nuestro hotel. El hotel se encontraba a las afueras de la ciudad muy bien comunicado con la autopista y a 5 minutos del centro. El Hampshire Hotel –Plaza Groningen fue una gran elección ya que es un hotel muy grande y bastante moderno. Las habitaciones son muy grandes y espaciosas y además el hotel cuenta con piscina para que los usuarios puedan disfrutar de ella. En este mismo hotel coincidíamos con los chicos. Resulta que cuando buscaron alojamiento David me comentó que habían escogido este hotel porque era el único que estaba disponible y además por precio era el mejor.

Exterior del hotel

Área de recepción

Nuestra habitación

Baño
Cuando llegamos ellos aun no habían llegado así que hicimos el Check-in y nos instalamos en la habitación. Dejamos las cosas con la intención de descansar unos minutos y… ¡Mireia se da cuenta que ha olvidado el cable del iPhone en el hotel anterior! Rápidamente busca en internet el centro Apple más cercano, al ser una ciudad universitaria estábamos seguras que habría un, y fuimos corriendo porque, al ser sobre las 18h y al no saber si el día 15 era festivo en los Países Bajos, teníamos miedo de encontrarlo todo cerrado.

Encontramos una tienda de informática donde vendían los cables y solventamos el problema en un momento. A continuación, y tras calmar los nervios de Mireia, fuimos a conocer la ciudad.

Mireia al ladito de la iCenter de Apple
Como antes os indicaba Groningen es una de las ciudades universitarias más importantes de los Países Bajos. Personalmente me gustó muchísimo porque hay un ambiente muy juvenil y se ven pocos turistas ya que no se suele visitar el norte del país. La ciudad no es demasiado grande y en una tarde o en una mañana la podéis ver con facilidad. La calle principal es la calle más comercial de toda la ciudad. En ella encontraréis tanto tiendas locales como franquicias internacionales. Al final de esta calle se encuentra la Grote Markt, la plaza del ayuntamiento y la Martinitoren. Por detrás del ayuntamiento se encuentra la Goudkantoor que es donde se encuentra la antigua Waag y actualmente alberga un restaurante.

Canal que cruza la ciudad


Edificio próximo a la Grote Markt

Martinitoren


Ayuntamiento

La Goudkantoor y la antiguaWaag

Calle comercial
Para terminar visitamos la universidad. Nos costó encontrarla porque estaba bastante escondida y las calles son bastantes sinuosas y además nos íbamos guando por el sonido de sus campanas. Una vez la vimos nos fuimos hacia el hotel a descansar un poco. Personalmente necesitaba reposar ni que fueran 10 minutos porque me había dado un pinchazo la ciática e iba con la pata tiesa… descansar y esperar que la pastilla hiciera efector me iría bien.

Universidad de Gronigen
Tan solo llegar al hotel nos encontramos con David que iba a buscar algo en el coche. Los chicos decidieron tomarse un baño en la piscina y, como os decía, nosotras optamos por descansar un rato y quedamos en que, cuando terminaran de su momento acuático, iríamos juntos al centro a cenar algo. Y así fue. Nos pusimos en dirección al centro. Al final nosotras no cenamos nada pero ellos se tomaron un kebab, que tenía muy buena pinta, al ladito de la Grote Markt. Nos contaron cómo fue su día por el norte, cosa que nos fue de maravilla para planificar nuestro próximo día de ruta. Al terminar ellos de cenar volvimos paseando hasta el coche contándonos anécdotas que nos estaban pasando durante el viaje.

Plaza del Ayuntamiento de Groningen de noche
Ya en el hotel quedamos en una de las habitaciones todos para estar un ratito más juntos y al poco rato nosotras nos fuimos a nuestra habitación a descansar porque al día siguiente nos esperaba conocer toda la zona norte. Así que, cada mochuelo a su olivo y antes de irnos al día siguiente nos despediríamos de ellos en el hotel.

En el próximo post os cuento todo lo que podéis ver en el norte del país. Ya os avanzo que es una zona magnífica muy poco masificada de turismo.

9 comentarios:

  1. Ahora mismo estoy luchando porque una lagrimita no escape de mi ojos. Y es que Groningen fue la ciudad donde terminé la carrera estando de Erasmus y tus fotos me han traído a la memoria taaaantos recuerdos. :)
    Estaré pendiente a tus próximas entradas para ver cómo sigue tu periplo por el precioso aunque desconocido norte de Holanda.
    Saludosssss:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ve tomando nota que tenemos pendiente una ruta por Holanda. xD

      Un saludo Glo, seguiremos tus aventuras. :)

      Eliminar
    2. Aiiii!!!! Que ilusión que os guste!!! Espero que podáis repetir prontito por esta zona!

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito! Claro que sí, hay que atreverse a salirse de las rutas convencionales y explorar un poco... En los lugares más inesperados se encuentra la esencia de los países. Tengo muchas ganas de volver a Holanda, sólo conozco Amsterdam así que me apunto esta ruta. Un abrazo de la cosmopolilla (Patri)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es chulo poder ver cosas diferentes de lo que se suelen ver en los reportajes. Te animo a que vuelvas y explores nuevos lugares de esta fantástico país!!

      Eliminar
  3. Muy chula toda esa zona, nosotros solo estuvimos en Groningen, pero como todo se acaba pareciendo... ;) Muy guay vuestro viaje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es una ona muy chula y como dices llega a un punto que crees que ya lo has visitado porque toda la arquitectura de la zona y el urbanismo de las ciudades es similar.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho tu artículo, las fotos de Orvelte me han encantado, me lo apunto en mi lista de "lugares que visitar próximamente".

    Un abrazo

    Patri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orvelte es una perlita! No nos arrepentimos para nada hacer la parada. Como digo es como si entraras en una capsula del tiempo.
      Un beso!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...