lunes, 26 de enero de 2015

Día 10: Ruta 8: Bourtange – Assen- Harlingen – Leeuwarden – Groningen

The big mill, Glo Ribas, Bourtange 2014


Viernes, 15 de agosto 2014

En este nuevo capítulo os llevaré por toda la zona norte. Como ya he repetido en varias ocasiones, el norte es una zona mucho más tranquila porque muchos turistas creen que no hay nada interesante dado que las guías no dan mucha información. Espero que tras leer este post cambiéis de opinión y os den ganas de conocer esta área. 
Otro día más nos levantamos pronto y desayunamos en la habitación cosas que teníamos compradas. Después de desayunar fuimos a despedirnos de los chicos, que estaban desayunando también en la habitación, y acto seguido nos pusimo rumbo a descubrir nuevos lugares.

La primera parada fue en Le Bourtange. Le Bourtange es un pueblo que se encuentra en la frontera con Alemania. Es un pueblecito fortificado con forma de estrella, solo visible si se sobrevuela, datado del 1500. 

Tan solo llegar al pueblo encontraréis un parking gratuito. Encontraréis una caseta de información y turismo que si no recuerdo mal se paga una entrada. 

Una vez pasáis la caseta de información, encontraréis un paseo alrededor del foso que conduce al puente que permite entrar a la fortaleza. Dentro de la fortaleza hay diferentes casas particulares; un gran molino; una plaza central donde hay varios comercios y puestos para tomar y comer algún tentempié; y finalmente hay varios edificios históricos, que vienen explicados en un folleto que te dan a la entrada. Esta fortaleza se ve en poco rato, pero nosotras estuvimos bastante rato porque fuimos viendo todos los edificios históricos y nos entretuvimos haciendo fotos y viendo las tiendas. Es un lugar alejado pero vale la pena ir porque es diferente de lo que posiblemente hayáis visto en los Países Bajos.

Canal que rodea la fortaleza
Puente de entrada
Enfrente del gran molino
Torre de vigilancia
Iglesia
Plaza central
Mapa de Bourtange
Uno de los edificios historicos
Jumping in the Bourtange
Con la tontería nos plantamos al mediodía y como que nos daba tiempo fuimos hacia Assen a comer. Escogimos Assen porque quedaba en medio de la zona norte y nos iba bien para los trayectos planificados para la tarde. Realmente Assen no tiene nada. Es una ciudad que se ve muy reconstruida y, personalmente, me recordó al centro comercial que hay en la provincia de Barcelona llamado “La Roca Village”. Hay gran variedad de restaurantes y nos decantamos por uno en que todos sus productos eran biológicos y ecológicos. La comida no estaba para nada mal pero, no sabemos si era por el hecho que fuera todo tan natural, no salimos demasiado finas… así que no nos entretuvimos mucho después de comer y nos pusimos camino Harlingen.

Centro de Assen
Harlingen es un pueblecito de pescadores que se encuentra al extremo noroeste del país, en la región de Fryslân. De todos los puertos de la zona, solo Harlingen tiene conexión con el mar. 

Este pueblo no es demasiado grande y se puede visitar perfectamente en una hora. Pasear al lado de sus canales y por los muelles admirando la arquitectura hace que el paseo sea mucho más agradable y relajante. Por casualidades de la vida, nos coincidió la visita con el atardecer y la luz, con la que disfrutamos del paseo, fue de lo más encantadora.

Centro de la ciudad
Canal principal
Delante de las antiguas aduanas maritimas
Vista del puerto
Atardecer
Enfrente del puerto y de un barco velero
Panorámica del canal 
Como curiosidad, y misterio sin resolver, tanto al llegar como al irnos de Harlingen vimos algo muy curioso. Al llegar a la ciudad, y al lado del canal, me pareció ver un camello sentado al lado de unos caballos rumiando. Se lo comento a Mireia y me dice que estoy loca, que como puedo decir que hay camellos en el norte de los Países Bajos. Por un momento pensé que la comida me había sentado peor de lo que creía. Pero al salir del pueblo, y al ir solas por la carretera, íbamos con mil ojos por si volvíamos a ver el camello y… ¡allí estaba! Y no sólo había uno sino unos cuantos. Además, al ir por la autopista de camino a Leeuwarden, encontramos otro rebaño de camellos campando tan ricamente. Si alguno sabéis el motivo de la presencia de los camellos en esta zona os agradecería la explicación. Por cierto… ¿también creéis que estamos locas? ¡Aquí tenéis las pruebas gráficas!

¿Qué pinta un camello en Netherland?
Para terminar la ruta de hoy fuimos a Leeuwarden. En un principio no lo teníamos planificado pero al leer que era la ciudad donde vivió Mata Hari durante su infancia decidimos pasarnos un rato. Leeuwarden se encuentra a medio camino entre Harlingen y Groningen y es la capital de Fryslân. No es una ciudad demasiado grande y no tiene muchos puntos de interés así que lo que hicimos fue callejear. 

Nuestra primera parada fue ver la casa de la infancia de Mata Hari, que ahora es un museo sobre la figura de la espía; luego vimos el ayuntamiento; nos acercamos al canal donde también hay una escultura en recuerdo a la espía; vimos la Waag de la ciudad; el exterior del Friesmuseum; el palacio de la justicia; y finalmente la Oldehove ya que bajo ella teníamos aparcado el coche en el parking.

Casa de Mata Hari
Placa explicativa en la puerta de la casa
De misión secreta... en plena investigación XD
Ayuntamiento de Leeuwarden
Escultura en recuerdo de la espía
Waag
Fries Museum
Palacio de Justicia
Oldehove
Para terminar el día volvimos a Groningen. Descargamos varios trastos que llevábamos encima en el hotel y nos dirigimos a cenar. Al ser el santo de Mireia, decidimos ir a cenar a uno de los restaurantes de la ciudad y aprovechamos una de las recomendaciones que les hicieron a los chicos el día anterior. 

El restaurante que fuimos se encuentra a la entrada de la ciudad, es un italiano llamado Napoli. Os lo recomiendo al 100% no sólo porque la comida era exquisita sino también porque las raciones son abundantes y… ¡los precios alucinantes! Ideal para los que viajamos de manera lowcost.

Restaurante italiano Napoli (Groningen)
En la próxima entrada abandonamos el norte de los Países Bajos y volvemos al centro del país.

10 comentarios:

  1. Me encantan los paisajes de praderas y molinos ^_^

    Por cierto, yo también habría ido solo por ver el tema de Mata Hari!!!

    P.d: Que pinta un camello en netherland? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los molinos era como una obsesión para mi... veía uno y me liaba hacer fotos sin parar!
      Lo de Mata Hari me encantó y me hizo mucha ilu poder estar en la casa donde vivió... muy muy guay!
      Y lo de los camellos... no lo entiendo aun XD
      Mil besotes guapi!

      Eliminar
  2. Ja ja ¿Qué pinta un camello (o dromedario) en los Países Bajos? ¿Una o dos jorobas? Muy chulas las fotos, realmente curioso lo del pueblo con forma de estrella :) saludos de la cosmopolilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fortaleza en si no tenia nada pero molaba mucho pasear por ella... era como de cuento...
      Lo de los camellos es inexplicables... ya demás con la rasca que hacía... yo no se si aguantaran mucho... como deben estar a estas alturas del año XD
      Besotes guapa!

      Eliminar
  3. Que lugares más bonitos!!! ¿Pues que va a hacer un camello en los Países Bajos??? pues turismo como vosotras!!!! que los pobres ya están cansados de puestas de sol bonitas en el desierto XD jajajaja Muy bonitas las fotos :)

    Un saludo

    Patri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una zona preciosa!
      Oye pues el tema del turismo de los camellos no te lo discuto! Deben estar cansaditos de tanta arena y han decido ver unos cuantos canales y molinos!

      Eliminar
  4. Vaya pueblos bonitos. Los camellos quedan ideales entre molinos y puertos del norte de europa.

    Nosotros solo pasamos un día en Holanda y no dimos con un restaurante en condiciones y acabamos comiendo croquetas. Me alegro que haya otras cosas que comer.

    Pobres bichos , tienen que estar superdescolocados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si vuelves puedes ir tomando nota de lo que voy publicando porque hay zonas muy chulas.
      Tema comida... que mala pata no dar con el restaurante adecuado, nostras no tuvimos ningun tipo de problema y eso que ibamos a buscar sitios para comer algo bueno bonito y barato :D
      Pobres bichos, sí... que frio deben estar pasando ahora si es que siguen vivos... porque al igual se han quedado helados...
      Un abrazo!!

      Eliminar
  5. A mí sí que me llama la atención esta zona, y si encima hay pocos turistas... mejor que mejor :D Eso sí, no sé decirte por qué hay camellos allí xD Qué curioso! Un saludo viajera!

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, turistas pocos te vas a encontrar... y es una gozada estar paseando y encontarte a poca gente...
    Lo de los camellos es un misterio sin resolver jajaja
    Gracias por comentar!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...